sábado, 10 de diciembre de 2016

Las micropartìculas penetran al organismo por el proceso denominado persorcion.


Contaminación por micropartículas

Resultado de imagen para micropartículas contaminantes del aire

Las micropartículas tienen la capacidad de ingresar al tracto digestivo y luego al torrente sanguíneo a través de un proceso denominado PERSORCION.
La mucosa intestinal presenta zonas de debilidad incrementadas por la descamación del epitelio. La solidez de estas partículas, ejerce una percusión continua dada por la pulsación vascular y en general por la dinámica motora del tracto intestinal. Estos son factores determinantes que provocan el “aflojamiento” de las juntas celulares y por consiguiente la formación de “agujeros” (muy pequeños!) temporales en el epitelio intestinal. Estos fenómenos permiten que las micropartículas sin digerir “escapen” del ámbito intestinal e ingresen a los conductos linfáticos y venas, diseminándose en el torrente sanguíneo. Este fenómeno se denomina PERSORCION.
Se han observado mecanismos de eliminación de las partículas persorbidas, a nivel de alvéolos pulmonares, bilis, orina, liquido cerebroespinal, cavidad peritoneal, leche materna y a través de la placenta a la vía sanguínea fetal.
A través de este mecanismo, una innumerable cantidad de polvos industriales y naturales pueden ingresar al tracto digestivo por vía nasofaringea y ser persorbidos. Estas micro- partículas, muchas de ellas tóxicas y alergénicas, pueden originar obstrucciones de vasos sanguíneos, en algunos casos a nivel cerebral, provocando el “enarenamiento del árbol capilar” y con ello diversas alteraciones funcionales (la pérdida paulatina de memoria, por ejemplo).
Se consideran micropartículas aquellas partículas sólidas cuyo diámetro se encuentra en el orden de los micrones. Tienen origen diverso y dentro de ellas encontramos: granos de polen, esporas, diatomeas, granos de almidón, hollín y una gran variedad de polvos industriales tales como asbesto y derivados minerales. También se hallan presentes en muchos alimentos, como por ejemplo, galletitas secas y pan integral de granos enteros.
Alternativas :
Evitar la ingestión simultánea de un exceso de grasas y alimentos ricos en microparticulas persorbibles (galletitas secas o pan integral de granos enteros, por ejemplo), ya que ha sido comprobado experimentalmente que las grasas vehiculizan la persorción.- Eliminar de la vida diaria el uso de aquellos artefactos que contienen asbesto: tanques de agua potable confeccionados con fibrocemento (sustituirlos por tanques de acero inoxidable); calefactores que contienen asbesto o lana de vidrio que contaminan el ambiente, despidiendo con el aire caliente micropartículas sólidas que ingresan, por vía nasofaríngea, al tracto digestivo, donde son persorbidos. Lo mismo ocurre con las mallas de amianto para quemadores Bunsen en laboratorios, con revestimientos de asbesto en cañerías de calefacción y con las cintas de freno en automóviles que en algunos países todavía se fabrican de asbesto. Cada frenada significa una nube de contaminación peligrosa para la salud.

Gerhard Volkheimer
Bibliografía
- Volkheimer, G., 1968. Zerebrale Gef=E4ss-Verschl=FCsse durch= Nahrungs-Partikel (Silting-Effect).
Zeitschr. Gerontol. 1, p. 360-367
- Volkheimer, G.,1972. Persorption. Monograf=EDa en la Serie: Gastroenterologie und Stoffwechsel, editada por Bartelheimer, K=FBhn, Becker, Stelzner, Band 2. Thieme Verlag. Stuttgart. ISBN 3 13 482501 5
- Volkheimer, G., 1993. Das Ph=E4nomen der Persorption.- Historie und Fakten.- Zeitschr. =E4rztl. Fortbild. 87, p. 217-221.


No hay comentarios:

Publicar un comentario