miércoles, 2 de noviembre de 2016

La Justicia como alternativa hacia la salud social.



RESPONSABILIDAD

Monseñor Ozoria rechaza parcialidad de la justicia

ABOGA POR UNA VOLUNTAD POLÍTICA PARA ERRADICAR LAS MALAS PRÁCTICAS

Isabel Letica Leclerc
Santo Domingo
El arzobispo de Santo Domingo, monseñor Francisco Ozoria, calificó como grave la situación de la justicia dominicana, tras considerar que el poder judicial se doblega ante el poder político, lo que se evidencia en la venta de sentencias y en muchos casos que no son resueltos.   
“Lo vemos con mucha preocupación. El Poder Judicial se doblega ante un poder político, ante los partidos, eso es grave y nos preocupa mucho”, deploró.
Esta es una de las razones principales, según expuso, que motivan desconfianza y dudas en el sistema, que “hace tiempo que venimos viviendo esa realidad de no creencia en la justicia porque fácilmente se vende y no hay una verdadera justicia imparcial que favorezca la verdad”.
El arzobispo metropolitano se expresó en esos términos durante el Desayuno del LISTÍN DIARIO, en el que estuvo acompañado del vicario general del arzobispado, Abraham Apolinario, y de monseñor Ramón Benito Ángeles, director de Comunicaciones, donde abogó para que el gobierno se empodere y procure cambios significativos.
“Ojalá tuviéramos el valor de corregir eso, de que haya una voluntad política decidida a corregir esto porque va en detrimento del país, de toda las estructuras del país y del gobierno”, puntualizó.
Recientemente las autoridades del Poder Judicial acordaron mediante la Cumbre Nacional Judicial, establecer una mayor rigurosidad en el sistema de vigilancia del comportamiento ético de los jueces y servidores judiciales, frente al descrédito que daña su imagen.
Problemas sociales
Dos de los temas importantes a los que se refirió monseñor Ozoria fue a la inseguridad y a la pobreza, males que afectan la sociedad y que a diario se pueden sentir en las calles del país.
“Hay un mal que es la pobreza en nuestros barrios. La gente no tiene los medios necesarios para vivir como personas, para vivir con dignidad, ese es el problema”, manifestó.
Esto se refleja también en la carencia de servicios básicos como el agua, la electricidad, la salud y las calles, lo que se convierte “en un común denominador en todas partes”. Sin embargo, un factor positivo que se puede extraer de esta situación, según comentó, es la solidaridad y generosidad que se cultivan para ayudar a las personas en pobreza extrema.
Monseñor Ozoria también denunció la inseguridad a la que está sometida la ciudadanía, no solo en los barrios sino también en las urbanizaciones y residenciales, lo que ha incidido en la participación de las personas en la vida eclesial, quienes temen asistir al templo en las noches porque están expuestas a atracos y asaltos.
“Algunos sacerdotes han bajado el horario de misa, ya no lo ponen a las ocho de la noche, porque cuando la gente sale de la iglesia siempre se sabe de atracos, de robos. La inseguridad es uno de los problemas principales que hemos visto”, pronunció.
En cuanto a los organismos de seguridad, apeló por un aumento salarial que dignifique la vida de los agentes policiales y militares. “Tenemos unos organismos de seguridad, pero esos organismos reciben un sueldito, un sueldito que no les da para nada”, lamentó.
A su juicio, esta medida contribuiría a alejarlos de la delincuencia, propiciando que realicen su trabajo y no tengan necesidad de “estar cabildeando ganancias y sobornos, para que hagan su trabajo, pero que se les pague bien”.
NUEVAS FUNCIONES
Una vez se concretice la subdivisión de la Arquidiócesis, se designarán funciones para los vicarios episcopales que estarán al frente de estas.
Los representantes del Arzobispo en las vicarías estarán en una oficina, que será una sede de la diócesis en cada jurisdicción, donde los religiosos y los feligreses podrán recibir las atenciones requeridas.
Semanalmente se realizarán reuniones con los vicarios, en lo que se ha denominado el Consejo Episcopal, quienes programarán las líneas de trabajo y evaluarán todos los planes ejecutados.
“Nosotros tenemos que estar en permanente comunicación para realizar este trabajo”, refirió monseñor Ozoria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario