miércoles, 9 de noviembre de 2016

Elegir libremente la salud.



En Salud no hay libre elección

Resultado de imagen para ley 87-01Por:Anulfo López Ledesma
El Nacional
A pesar de la ley que crea el Sistema Dominicano de Seguridad Social (SDSS) establece como principio la libre elección, eso no se cumple. 
La ley 87-01 reza que  garantizará la libre elección familiar de la Administradora de Riesgos de Salud (ARS), del Seguro Nacional de Salud (Senasa) y/o Prestadora de Servicios de Salud (PSS) de su preferencia. Significa esto, que tenemos el derecho de elegir la ARS que nosotros queramos – excepto los que trabajan en el Estado porque les corresponde el Senasa- para nosotros y nuestras familias.Resultado de imagen para ley 87-01
No la que la o el  encargado de Recursos Humanos de la institución en que se trabaja, desee o le “sugieran”.
El afiliado tiene la libertad de escoger su ARS, así como también, la PSS de su preferencia, además puede cambiarla cuando considere que sus servicios no satisfacen sus necesidades, deseos y expectativas o no estén satisfechos con la Calidad de la Atención que reciben de los mismos.
 Los afiliados pueden realizar cambios una vez por año, con un preaviso de 30 días. Ese es un derecho que le asiste.
Tres ARS levantaron un recurso de amparo  en contra de la resolución 158-09 de la Superintendencia de Salud y Riesgos Laborales (Sisalril) que autorizaba el paso paulatino de 300 mil afiliados del sector público pertenecientes al Senada.
Ellos están preocupados y “defendiendo” que los usuarios del sistema tengan la  “libre elección” o sea, que los empleados del Estado permanezcan en las ARS privadas y que los que están en el  Senasa puedan desafiliarse y pasar a sus Administradoras.
Toda esta maniobra desconoce acuerdos que fueron firmados por los demandantes que anteriormente habían reconocido la legalidad, validez y constitucionalidad del artículo 31 de la Ley 87-01.
Estos logran que un tribunal de nuestro país suspendiera dicha resolución, ganando así una vez más, los intereses particulares en detrimentos de los intereses de la nación.
La libre elección es una conquista que debemos todos defender y demandar que se respete por las ARS, las PSS y por las autoridades del sistema. Nuestra realidad es que las ARS contratan de manera desleal solo a aquellos prestadores que les “interesa” porque es sabido que muchos de ellos- o sus gerentes-hacen negocios con PSS selectivas o privilegiadas.
Se hacen contrataciones de Prestadores de Servicios de Salud  sin importar que estén habilitadas o no por el Ministerio de Salud Pública en franca violación a la Leyes 87-01 y la General de Salud (42-01) que establecen como requisito que para que una clínica o centro de salud puedan ser contratadas, deben estar Habilitadas por la autoridad sanitaria.
Eso no sucede así porque más del 50 por ciento de las PSS contratadas no están habilitadas.
Las Administradoras de Riesgos Laborales justifican no pagar los servicios que sus afiliados reciben en los hospitales públicos porque mucho de ellos no están habilitados, sin embargo, le pagan sin problemas a los prestadores privados sin importar su estatus de habilitación. El doble estándar no es ético. Eso no debe seguir así. Hay que tomar decisiones.
Como usuarios o afiliados del sistema lo que queremos es tener una real libre elección.
Apoyamos que la puerta de entrada sea el Primer Nivel, porque es responsabilidad de todos garantizar la sostenibilidad del sistema, pero queremos tener la libertad de asistir a cualquier Prestador que esté debidamente facultado o habilitado por la Autoridad Sanitaria para ofrecer sus servicios.
Que los prestadores cumplan, para solicitar sus pagos,  con el procedimiento establecido por las ARS y supervisados por la Superintendencia de Salud. Que no aludan que no necesitan más prestadores.
No hay necesidad de que tengan que ser “autorizados” o contratados por las ARS porque las autoridades estatales – son las que establecen cuándo una profesional puede ejercer sus funciones, específicamente los ministerios de Educación Superior y Salud Pública, ninguna otra institución pública o privada.
El código debe ser su número de habilitación. Es por ello que los procesos de obtención de exequátur y de habilitación deben ser rigurosos y bajo ningunas circunstancias complacientes.
Hay que dejarle al afiliado la oportunidad de elegir libremente  su ARS o cuál prestador quiere que le atienda su proceso de salud – enfermedad. 
El mandato y lo ideal es, asistir al Centro de Atención Primaria que nos corresponda; pero si la calidad de la atención de éste no está garantizada,  entonces debemos tener la oportunidad de ir a otro prestador, sea público o privado,  del mismo nivel de atención, que nos ofrezca mejor Calidad de la Atención y mayor calidez. Así estimulamos que mejore la Calidad de la Atención en Salud y se convierta esto, en una sana competencia.
La ley debe ser igual para todos y debemos seguir trabajando para que se establezca una cultura de Honestidad.
Anulfo López Ledesma
Especialista en Gestión
en Salud y Seguridad Social
Email: ralole@aol.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario