miércoles, 31 de agosto de 2016

Dra. E. Marte ofrece Alternativas Hacia La Salud ante los cambios urinarios durante el embarazo.


Cambios Urinarios durante el embarazo

     Por la Dra. Eva Marte, uròloga, endoeuròlga.
1.       Frecuencia urinaria
Puede aumentar las idas a orinar desde las 6 semanas de embarazo. Los cambios hormonales con mayor flujo de sangre hacia los riñones y el procesamiento de más fluido extra produce llenado continuo de orina a la vejiga comprimida. Tanto la frecuencia como el volumen orinado aumenta durante el embarazo. La urgencia al orinar se reduce durante el segundo trimestre y reaparece en el tercero.
Resultado de imagen para embarazoPara reducir la frecuencia urinaria se recomienda:
  • No tomar bebidas que tengan efecto diurético como café, té y alcohol
  • Cuando orine, se incline hacia delante para facilitar el vaciamiento completo de la vejiga
  • No debe restringirse los líquidos, es importante una adecuada hidratación durante el embarazo, se puede aumentar la ingesta de agua durante el día y suspenderlo 3 horas antes de ir a acostarse
  • Tener una agenda para orinar al menos cada 3 horas y antes de acostarse a dormir.

2.       Hidronefrosis e hidrouréter

Los riñones aumentan de volumen un 30% ó 1 a 1.5 cm durante el embarazo.  La tasa de filtración glomerular (función renal) aumenta un 50% por lo que se reduce los niveles de creatinina y urea en sangre.
Tanto por el efecto de la progesterona como la compresión mecánica de los uréteres, se dilata la pelvis y sistema colector del riñón causando hidronefrosis. Esta dilatación es de predominio derecho, aparece hasta en el 80% de las embarazadas, se pueden ver los cambios en ultrasonido al segundo trimestre y no se resuelve hasta las 6 a 12 semanas postparto.
3.       Infección de vías urinarias
Existe 5% de presencia de bacterias en orina (bacteriuria) en la embarazada no asociado a síntomas. La incidencia de infección urinaria durante el embarazo es del 8% y está asociada a labor de parto prematuro y bajo peso al nacer. Los cambios fisiológicos normales de la gestación las hacen más susceptibles a estas infecciones.
La dilatación del sistema colector contribuye al enlentecimiento del flujo urinario que conlleva a 40% mayor riesgo de infección en el riñón (pielonefritis) en la embarazada con bacteriuria asintomática en comparación a la no embarazada. El músculo liso de la vejiga se relaja reduciendo el tono muscular con aumento de su volumen conllevando a mayor residuo de orina e infección urinaria.
4.       Incontinencia urinaria de estrés

Durante el tercer trimestre, a medida que el bebé gana peso, hay mayor presión sobre los músculos del esfínter o control urinario. Es común el escape de orina hasta el 65% de las embarazadas con tos, estornudo, risa o al levantar peso. Generalmente se resuelve a las 6 semanas post-parto. Realizando los ejercicios de Kegel desde temprano en el embarazo se mejora el tono muscular para contrarrestar esta presión sobre el piso pélvico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario