lunes, 8 de agosto de 2016

Alternativas ante las enfermedades no transmisibles.


Salud

Más atención a las enfermedades no transmisibles

Santo Domingo
Un nuevo informe de la Organización Mundial de la Salud pone de manifiesto la necesidad de que los países intensifiquen sus esfuerzos por alcanzar los objetivos mundiales acordados por los gobiernos para proteger a las personas de las cardiopatías, el cáncer, la diabetes y las neumopatías, informó el organismo en un comunicado.
Más atención a las enfermedades no transmisiblesAlerta. Las cardiopatías, el cáncer, la diabetes y las neumopatías representan una amenaza importante para el desarrollo sostenible.
Estos cuatro tipos de enfermedades no transmisibles (ENT) son la principal causa de mortalidad en el mundo entre los menores de 70 años y representan una amenaza importante para el desarrollo sostenible.
La encuesta mundial Evaluación de la capacidad nacional para prevenir y tratar las enfermedades no transmisibles muestra que algunos países están realizando progresos notables. Algunos de ellos han adoptado medidas para proteger a la población de la exposición al consumo de tabaco, el consumo nocivo de alcohol, la alimentación no saludable y la falta de ejercicio físico. Otros han puesto en marcha nuevas oportunidades de financiación para reforzar los sistemas sanitarios públicos mediante impuestos sobre los productos de tabaco.
El informe repasa los avances logrados hacia el logro de los cuatro compromisos sujetos a plazos que se aprobaron en 2014 para reforzar la capacidad de los países para luchar contra las ENT.
Hasta la fecha, el 60% de los países han establecido metas sujetas a plazos relativas a indicadores de las ENT y el 92% han integrado estas enfermedades en sus planes nacionales de salud. Los impuestos sobre el tabaco son la medida fiscal más adoptada: el 87% de los países refieren haber aplicado impuestos especiales o de otro tipo sobre los productos de tabaco.
Un 80% de los países indican que han establecido impuestos que gravan el alcohol, la segunda intervención fiscal más frecuente. La tercera y cuarta intervenciones más comunes son los impuestos sobre las bebidas azucaradas y sobre los alimentos ricos en grasas, azúcar o sal, que han impuesto por el 18% y el 8% de los países, respectivamente.
¿Cuáles medidas son necesarias?  
Destinar fondos catalíticos a través de canales nacionales, bilaterales y multilaterales para elaborar programas básicos de prevención y tratamiento de las ENT en muchos países de ingresos bajos y medios, que permitan reforzar la capacidad de prevención primaria, detección y vigilancia.
Prestar mayor atención a las políticas que se formulan en sectores distintos de la salud pero que pueden favorecer las ENT, como las relativas a la comercialización y distribución de productos nocivos o perjudiciales para la salud.
Establecer mecanismos de gestión multisectorial más potentes, mediante enfoques pangubernamentales y pansociales, para aplicar la meta 3.4 de los ODD sobre las ENT.
Poner en práctica los planes nacionales contra las ENT de forma más generalizada, en especial para evitar la alimentación no saludable.
Establecer sistemas de vigilancia más amplios para realizar encuestas nacionales sobre los factores de riesgo por lo menos cada cinco años, a fin de conocer la evolución de los indicadores y de la situación relativa a los objetivos, así como los progresos alcanzados.
Asegurarse de que los sistemas sanitarios atienden a las personas que sufren ENT como lo necesitan, prestando servicios básicos como la detección, el tratamiento y la asistencia a los pacientes con cáncer. Los programas de cribado del cáncer deben ser más sistemáticos y abarcar a más personas que podrían presentarlo.
Mejorar el acceso a los cuidados paliativos que presta el sistema sanitario público para las personas que se encuentran en la fase terminal de una ENT, sobre todo en los servicios de atención primaria y en centros de atención comunitarios o la asistencia domiciliaria.
Problemas de salud
En 2012, 38 millones de personas fallecieron a causa de ENT. De ellos, 16 millones (el 42%) fallecieron prematuramente óantes de los 70 añosó como consecuencia de problemas de salud que, en gran medida, podrían haberse evitado. Más del 80% de los fallecidos prematuramente por una de estas enfermedades vivían en países en desarrollo.
En 2018, la Asamblea General de las Naciones Unidas convocará una tercera reunión de alto nivel para examinar los progresos realizados por sus Miembros en su empeño por alcanzar las metas mundiales de aplicación voluntaria para 2025. Además, en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible se ha incluido una meta sobre las ENT: de aquí a 2030, reducir en un 30% la tasa de mortalidad prematura por ENT.

No hay comentarios:

Publicar un comentario