miércoles, 22 de junio de 2016

La prótesis de pene ( La bombita) como una alternativa a la disfunciòn eréctil.


Enfermedades crónicas,cirugía y traumatismos,Fármacos y otros factores como los psicológicos, depresión, trastornos emocionales,diabetes,hipertensiòn,problemas del corazón,trastorno hormonal,lesión medular,cirugía prostàtica, tabaco, alcohol, drogas, 


Por la Dra. Eva Marte, uròloga-endoeuròloga.
Prótesis de Pene "La bombita": Solución definitiva a la Impotencia Sexual
La impotencia (disfunciòn eréctil) es una palabra aterradora para los hombres... y para sus parejas, que indirectamente también se ven afectadas. El que lo sufre no consigue obtener una erección lo suficientemente intensa y duradera como para poder mantener una relación sexual completa y satisfactoria en más de la mitad de los intentos. Afecta aproximadamente a un 15% de la población masculina, una cifra que se dispara hasta el 40% entre los mayores de 60 años.
Tiene solución, pero todavía a muchos les puede la vergüenza y no consultan con el especialista. No se trata sólo de un problema sexual, «en seis de cada diez casos se presenta como un efecto secundario de otras patologías principales como la diabetes, problemas vasculares, neurológicos o urológicos». ambién puede tener su origen en el consumo de alcohol, de tabaco o por la ingesta de determinados medicamentos.
En otros casos, las raíces del asunto se encuentran en la mente: miedo al fracaso, sentimientos de culpa, inseguridad... pero es importante que los hombres sean conscientes de la necesidad de consultar con un médico para encontrar la solución.
Una vez diagnosticado el origen de la impotencia, el especialista indicará cuál es el tratamiento más adecuado. Lo que no deben hacer nunca los afectados es intentar arreglarlo por su cuenta.
Las soluciones van desde el tratamiento psicosexológico, pasando por los fármacos y en el último caso la implantación de una prótesis de pene. Ésta última opción, menos conocida, es la alternativa que les queda a aquellos en los que la terapia farmacológica no ha dado resultados.

Cómo funciona
Se trata de un dispositivo con tres partes: dos cilindros que se introducen a lo largo del pene, mediante una incisión de unos cinco centímetros en el pubis, conectados por un lado a un reservorio de solución salina (cerca de la vejiga) y por otro a una bomba hidráulica que se coloca dentro de la bolsa escrotal. La intervención dura unos 60 minutos y al día siguiente el paciente puede volver a casa. Entre cuatro y seis semanas después estará listo para retomar sus relaciones sexuales con éxito.
Para conseguir la erección, el paciente tiene que presionar mediante dos toques la bomba situada en el escroto para que el líquido pase del reservorio a los cilindros directamente y consiga el estado rígido del pene. La erección dura hasta que el hombre vuelve a activar el mecanismo hidráulico presionando otra vez la bomba para que la solución salina vuelva al reservorio.


No hay comentarios:

Publicar un comentario