martes, 22 de marzo de 2016

Violencia sacude RD dice presente en las escuelas

Violencia sacude RD dice presente en las escuelas

Docentes aseguran que si las familias están descompuestas influye en el comportamiento de niños
Santo Domingo.-El brote de violencia que sacude al país y que se extrapola a las escuelas, llegando al extremo reciente de producirse la repudiable muerte de una niña de 12 años en La Romana fruto de una pelea en su plantel con un compañero de aula, fue atribuido a la falta de educación en valores en el seno familiar.
Por igual, está el enfrentamiento escenificado por dos infantes en otro centro público de Boca Chica, el cual fue grabado y puesto a circular en las redes sociales, donde se visualizó la indiferencia de la maestra y un policía escolar, cancelados posteriormente por el Ministerio de Educación.
Directores, profesores y representantes de asociaciones de padres y amigos de escuelas, así como tutores, revelaron parte de la situación de agresividad que se está dando en los centros educativos.
El fenómeno no escapa a muchas otras escuelas, en la capital, por ejemplo, se registran situaciones en las que los directivos se ven en la obligación hasta de advertir a la Policía para que vigilen a los alumnos a la hora de salir, porque aprovechan la ocasión para agredirse.
Por lo general los disgustos se originan por burlas, insultos o porque les sustraen algo de su propiedad y terminan empujandose o en intentos de pleitos que son impedidos regularmente por los maestros, salvo casos excepcionales.
Rosa Linda Sosa Polanco, Grecia Soler y Beatriz Doñé, subdirectora orientadora, psicóloga y orientadora de la escuela República de Brasil, coincidieron en que según están la comunidad y la familia así se encuentran los estudiantes.
“En ocasiones hemos tenido que recurrir a la junta de vecinos, y a Policía para que vigilen a algunos estudiantes a la salida por diferencias con otros, también llamar a los tutores para que los vengan a retirar”, relató Grecia Soler, psicóloga de la República de Brasil.
Hacer justicia
Algunas madres, como constató EL DIA en la escuela República Dominicana, acuden al plantel con la idea de enfrentar a compañeros de aula de sus hijos, porque supuestamente los golpean.
“Eso no es así, no te lo voy a permitir… usted tiene que pasar por Orientación primero a ver qué sucede”, le dice con autoridad la directora Mildred Feliú.
En su condición de directora de esta escuela de jornada extendida con mil 500 alumnos, Feliú revela que los planteles públicos acogen a muchos niños, incluso que son enviados del Consejo Nacional para la Niñez y la Adolescencia con situaciones adversas, a los que no pueden coartarles el derecho de aprender o regenerar sus conductas.
De ahí que no condenan a uno ni otro, sino que trabajan con carácter para manejar cada situación de conflicto que se presente.
“Muchos vienen de un pasado o situaciones de conflictos en sus hogares, que uno no puede evitar ni revelar, lo que debo hacer es manejar cada caso”, enfatizó Feliú, esperanzada en hacer de esos niños personas de bien en la sociedad, antes que condenarlos.
“El niño (no identificado) le vive dando a la mía y me dicen que le exprime hasta los oidos”, comentó María Santana, madre molesta por el supuesto maltrato a su infante, que luego reflexionó que no puede tomar la justicia por sus manos.
Comité disciplina
Tanto en esta escuela, como en la Brasil,el liceo de Estados Unidos de América y el grueso de los planteles públicos y privados se valen de un Comité de Disciplina que integra a profesionales y la Asociación de Padres y Madres Amigos de la Escuela para mantener el control y el orden.
En la mayoría de los casos, especialmente a nivel público, se observa que un maestro maneja entre 27 y 35 alumnos por aula, fenómeno que les impide mantener el control total del salón y mientras dan la espalda para escribir, los muchachos se tiran puñetazos, juegan y crean todo tipo de desorden.
Modificación normas
Ante los hechos de violencia que se han registrado en los últimos días, la Asociación de Instituciones Educativas Privadas (Ainep) demandó que sean modificadas las Normas de Convivencia del Sistema Educativo Dominicano, alegando que es infuncional.
Aseguran que los eventos que vienen surgiendo forman parte de las consecuencias de la flexibilidad de las normas aprobadas en 2013 por el Consejo Nacional de Educación.
Beleb Pou, presidente de Ainep, junto a otros directivos de esa entidad plantearon que han tratado infructuosamente de que se modifique dicho reglamento.
Una de las debilidades que ven en esa normativa es que los docentes deben cuestionar al alumno cuál castigo entiende se le debe aplicar. Eso les coarta a la hora de querer sancionarlos.
Tipos de faltas
La normativa clasifica las faltas en muy graves, graves y leves.
Para prevenir que estas útimas lleguen a la categoría de graves se deben agotar las medidas posibles de orientación y acompañamiento a los estudiantes y familiares, pero no siempre el cuento tiene un final feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario