martes, 15 de marzo de 2016

El colágeno, alternativa proteica para la salud


El colágeno es la proteína más abundante de nuestro cuerpo, está presente en el 30% del organismo. Principalmente se encuentra en los huesos, la piel y los tejidos de la articulación: ligamentos, tendones y cartílagos, pero también forma parte de la pared de los vasos sanguíneos, córnea ocular, encías y cuero cabelludo, así como del tejido conjuntivo que envuelve nuestros músculos y organos vitales.
Las fibras de colágeno que se entralazan ofrecen gran flexibilidad y resistencia a los tejidos de los que forma parte.
¿Cuales son sus funciones? En los Huesos hace que ganen resistencia y solidez, en Cartílagos crea estructuras capaces de absorber golpes de gran intensidad, en Tendones y ligamentos se asocia con otra proteina llamada condroitina para crear estructuras que sean resistentes y elásticas, en la Piel se une con la elastina y la queratina para que la piel sea fuerte, resistente y elástica, y en el Ojo  forma parte de la córnea.
¿Que nos pasa si hay falta de colágeno? El cuerpo fabrica su propio colágeno, pero con la edad la capacidad de producir colágeno disminuye. Las consecuencias más importantes de la pérdida de colágeno son: en Articulaciones puede provocar dolor articular por desgaste del cartílago, en Huesos provoca perdida de densidad ósea, en Piel pueden aparecer arrugas, sequedad y pérdida de elasticidad, además de otras consecuencias como: aparición de varices, tendinitis, pérdida de cabello.
Mediante la incorporación de ciertos alimentos en nuestra dieta podemos aumentar la producción de colágeno:
Alimentos ricos en proteínas: claras de huevo, carnes magras, lácteos bajos en grasa, pescado y legumbres son alimentos ricos en lisina y prolina, aminoácidos importantes para fabricar nuevo colágeno.
Alimentos ricos en vitamina C:  La vitamina C contribuye a la formación del colágeno y a la función normal de cartílago, huesos y piel: bayas rojas, kiwi, pimiento rojo y verde, tomates, naranja, limón, brócoli, fresas, coles de Bruselas, melón, espinacas y acelgas.
-Alimentos ricos en genisteína:  la soja y sus derivados, como el tofu, tempeh y la leche vegetal de soja, pueden contribuir a la formación de colágeno.
-Alimentos ricos en azufre:  aceitunas negras, boniatos, zanahorias, melón o pepinos.
Además se puede complementar tomando ácido hialurónico, que es un polisacárido que se encuentra en todo el cuerpo pero con mayor abundancia en el cartílago, líquido sinovial y piel.

El colágeno es una proteína que produce nuestro cuerpo y que está vinculada a los tejidos y a nuestra salud general.
Está presente en nuestros cartílagos, huesos, músculos, tendones y la piel.
A medida que pasan los años, nuestro organismo produce menos colágeno, lo cual contribuye a que la piel se vuelva flácida y los huesos se vayan deteriorando, las pastillas de colágeno pueden aliviar la artritis, ayudar a perder peso, tonificar los músculos y rejuvenecer la piel.las cremas pueden impedir la aparición de arrugas y retardar el proceso de envejecimiento. También que las inyecciones de esta proteína contribuyen a la renovación de la piel e incluso hay personas que se inyectan colágeno en los labios para rellenarlos.Algunos estudios han señalado que los suplementos de colágeno parecen aliviar los síntomas de ciertas enfermedades óseas, como la osteoartritis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario