viernes, 4 de septiembre de 2015

Coenzima Q-10





La coenzima Q-10 (CoQ-10) es una sustancia parecida a una vitamina que se encuentra presente en todo el cuerpo, pero especialmente en el corazón, hígado, riñones, y páncreas. Se come en pequeñas cantidades en carnes y mariscos. La coenzima Q-10 se puede también hacer en el laboratorio. Se usa como un medicamento.

Muchas personas usan la coenzima Q-10 para el tratamiento de las enfermedades del corazón y vasos sanguíneos tales como insuficiencia cardiaca congestiva, dolor de pecho (angina), presión arterial alta, y problemas cardiacos vinculados con algunos medicamentos que se usan para el cáncer. También se utiliza para la diabetes, las enfermedades de las encías (ya sea tomada por vía oral o aplicada directamente a las encías), para el cáncer de mamas, la enfermedad de Huntington, la enfermedad de Parkinson, la distrofia muscular, para aumentar la tolerancia al ejercicio, para el síndrome de fatiga crónica (SFC) y para la enfermedad de Lyme. Algunas personas piensan que la coenzima Q-10 se puede usar para el tratamiento de la pérdida del cabello relacionada con el uso de warfarina (Coumadin), un medicamento que se usa para retardar la coagulación sanguínea.

Algunas personas también piensan que la coenzima Q-10 podría ayudar a aumentar la energía. Esto se debe a que la coenzima Q-10 cumple un rol en la producción de ATP, una molécula en las células del cuerpo que funciona como una batería recargable en la transferencia de energía. La coenzima Q-10 ha sido probada para el tratamiento de trastornos hereditarios o adquiridos que limitan la producción de energía en las células del cuerpo (trastornos del mitocondria) y para mejorar el rendimiento del ejercicio.

Algunas personas han también utilizado la coenzima Q-10 para reforzar el sistema inmunológico de las personas con VIH/SIDA, para la infertilidad masculina, para los dolores de cabeza de migraña, y para contrarrestar los dolores musculares causados a veces por las “estatinas” que son un grupo de medicamentos que se usan para bajar el colesterol.

La coenzima Q-10 ha sido probada también para ver si prolonga los años de vida útil. La idea nació debido a que los niveles más altos de coenzima Q-10 se observan en los primeros 20 años de vida. A los 80 años, los niveles de coenzima Q-10 pueden ser menores que los que eran al nacer. Algunas personas pensaron que si en los últimos años de vida se restauran los niveles de coenzima Q-10 se podría prolongar la vida de las personas. La idea funciona bien con las bacterias pero no con las ratas de laboratorio. Se necesita investigar más para ver si esto funciona en las personas.

No sólo el tiempo agota la coenzima Q-10 almacenada en el cuerpo. El fumar también lo hace.

La coenzima Q-10 fue identificada por primera vez en 1957. El “Q-10” se refiere a la composición química de la sustancia. Ahora, la coenzima Q-10 es utilizada en Japón por millones de personas para las enfermedades del corazón, especialmente para la insuficiencia cardiaca congestiva. La coenzima Q-10 es también usada extensamente en Europa y Rusia. La mayor parte de la coenzima Q-10 que se utiliza en los Estados Unidos y Canadá proviene de compañías japonesas. La coenzima Q-10 se obtiene de la fermentación de betarraga y azúcar de caña con cepas especiales de levadura.

¿Qué tan efectivo es?

Natural Medicines Comprehensive Database (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, de acuerdo a la siguiente escala: Eficaz, Probablemente Eficaz, Posiblemente Eficaz, Posiblemente Ineficaz, Probablemente Ineficaz, Ineficaz, e Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación.

La clasificación de la eficacia para este producto es la siguiente:

Probablemente eficaz para...

  • La deficiencia de coenzima Q-10. La ingesta de coenzima Q-10 parece mejorar los síntomas de carencia de coenzima Q-10. Esta es una enfermedad poco común. Los síntomas incluyen debilidad, fatiga y convulsiones.
  • Trastornos hereditarios o adquiridos que limitan la producción de energía en las células del cuerpo (trastornos del mitocondria). La ingesta de coenzima Q-10 parece mejorar los síntomas de trastornos mitocondriales. Sin embargo, la menojar de los síntomas es lenta. Algunas personas tienen que tomar coenzima Q-10 por 6 meses para obtener el máximo beneficio.

Posiblemente eficaz para...

  • Pérdida de visión relacionada con la edad (degeneración macular relacionada con la visión). La ingesta de un producto específico que contiene coenzima Q-10, acetil-L-carnitina y ácidos grasos omega 3 (Phototrop) parece mejorar la visión en personas con pérdida de la visión relacionada con la edad.
  • Insuficiencia cardiaca congestiva (ICC). Cierta investigación sugiere que la insuficiencia cardiaca podría estar vinculada con los bajos niveles de coenzima Q-10. Aunque la mayoría de la evidencia muestra que el tomar coenzima Q-10 sola no ayuda a tratar la insuficiencia cardiaca. Pero hay evidencia (aunque controvertida) de que podría ayudar cuando se toma en combinación con otros medicamentos para la insuficiencia cardiaca o se usa junto con otros tratamientos.
  • Daño nervioso causado por diabetes (retinopatía diabética). La investigación muestra que la ingesta de coenzima de Q-10 mejora el daño nervioso y el dolor nervioso en personas con daño nervioso causado por la diabetes.
  • VIH / SIDA. La ingesta de coenzima Q-10 parece mejorar la función inmunitaria en personas con VIH / SIDA.
  • Un condición neurológica heredada llamada Huntington. La Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos (FDA) designó al Ubiquinol, una forma alterada de coenzima Q-10, como “droga huérfana”. Esto le permite al fabricante de Ubiquinol cierta ayuda económica para estudiar la efectividad para tratar el Huntington, una condición tan rara (afecta a menos de 200.000 personas) que las industrias farmacéuticas de otra manera no invertirían para desarrollar unos medicamentos para esta enfermedad. Sin embargo, la ingesta diaria de coenzima Q-10 en dosis de 600 mg o menos no parece ser efectiva para frenar el progreso de la enfermedad de Huntington.
  • Hipertensión arterial. La mayoría de la investigación muestra que la ingesta de coenzima Q-10 sola o junto con otros medicamentos para tratar la hipertensión arterial parece ayudar a disminuir la presión. Sin embargo, un pequeño estudio sugiere que la ingesta de coenzima de Q-10 no podría disminuir la presion arterial en personas que también tiene una condición llamada síndrome metabólico.
  • Complicaciones de los vasos sanguíneos causadas por una cirugía de bypass. La diminución del flujo sanguíneo durante la cirugía cardiaca o de vasos sanguíneo puede impedir la llegada de oxígeno al tejido. Cuando regresa el flujo sanguíneo al tejido, este puede estar dañado. Existe cierta evidencia que la ingesta de coenzima Q-10 durante una semana antes de la cirugía de bypass cardiaco o cirugía de vasos sanguíneos podrían ayudar a reducir el daño al tejido. Sin embargo, no toda la investigación sostiene este hallazgo.
  • Un tipo específico de presión arterial alta. La ingesta diaria de coenzima Q-10 parece disminuir la presion arterial sistólica) el número más alto) en ciertas personas con presión arterial sistólica alta y presion arterial diastólica normal (el número más bajo).
  • Cefalea por migraña. La ingesta de coenzima Q-10 parece ayudar a prevenir las cefaleas por migrañas. Los estudios muestran que pueden disminuir la frecuencia de cefaleas en aproximadamente un 30% y el número de días con náuseas relacionadas con cefalea en aproximadamente un 45% en adultos. La ingesta de coenzima Q-10 también parece disminuir la frecuencia de la migraña en niños con bajos niveles de coenzima Q-10. Puede llevar hasta tres meses observar beneficios significativos. Sin embargo, la coenzima Q-10 no parece ser efectiva para el tratamiento de las migrañas una vez que se manifiestan.
  • Un trastorno muscular heredado llamado distrofia muscular. La ingesta de coenzima Q-10 parece mejorar el rendimiento físico en ciertas personas con distrofia muscular.
  • Ataque cardíaco. Cuando se empieza a suministrar dentro de las 72 hs después de un ataque cardiaco y se toma por 1 año, al parecer la coenzima Q-10 parece disminuir el riesgo de algún evento cardiaco, incluido otro ataque cardiaco.
  • Enfermedad de Parkinson. Algunas investigaciones muestran que el tomar suplementos de coenzima Q-10 podría retardar el deterioro en las personas con principios de la enfermedad de Parkinson. La ingesta de coenzima Q-10 parece mejorar los síntomas en personas con enferm4dad de Parkinson en etapa media.
  • Enfermedad de Peyronie (erección dolorosa en hombres). La investigación muestra que la ingesta de coenzima Q-10 mejora la función eréctil en hombres con erecciones dolorosas.

Posiblemente ineficaz para...

  • Enfermedad de Alzheimer. La ingesta de coenzima Q-10 no parece mejorar la función mental en personas con enfermedad de Alzheimer.
  • Enfermedad neurodegenerativa llamada ELA o enfermedad de Lou Gehrid. La investigación muestra que la ingesta de coenzima Q-10 no disminuye el progreso de ELA.
  • Dependencia de la cocaína. La ingesta de una combinación de coenzima Q-10 y L-carnitina no reduce el uso de la cocaína.
  • Colesterol alto. Cierta investigación muestra que la ingesta de coenzima Q-10 no disminuye el colesterol total, los triglicéridos o el colesterol de lipoproteína de baja densidad (LDL o “malo”), o aumenta el colesterol de lipoproteína de alta densidad (LAD o "bueno”). Otra investigación muestra que la ingesta de coenzima Q-10 sola o junto con carnitina no mejora los niveles de colesterol. Sin embargo, un estudio en personas que no ingieren estatinas muestra que la ingesta de una combinación de coenzima Q-10, berberina, policosanol, arroz de levadura roja, ácido fólico y astaxantina reduce los niveles de colesterol.
  • Síntomas que afectan personas que han sobrevivido a la poliomielitis (síndrome pospoliomielitis). La investigación muestra que la ingesta de coenzima Q-10 no mejora la fuerza muscular o la función muscular en personas con síndrome de la pospoliomielitis.

Probablemente ineficaz para...

  • Rendimiento atlético. La ingesta de coenzima Q-10 parece mejorar el rendimiento físico en ciertas atletas y no atletas.

Insuficiente evidencia para hacer una determinación para...

  • Dolor en el pecho (angina). Cierta investigación preliminar sugiere que la ingesta de coenzima Q-10 podría mejorar la tolerancia física en pacientes con angina.
  • Asma. Cierta investigación preliminar sugiere que la ingesta de una combinación de coenzima Q-10, vitamina E (alfa-tocoferol) y vitamina C, junto con un tratamiento tradicional para el asma reduce la dosificación de medicamentos para personas con asma de leve a moderado.
  • Cáncer de mama. Cierta investigación en mujeres chibas sugiere que los bajos niveles de coenzima Q-10 en la sangre están vinculados con un mayor riesgo de sufrir cáncer de mama. Existe evidencia preliminar de que la ingesta de coenzima Q-10 podría ser beneficiosa en el cáncer de mama avanzado cuando se la ingiere como adyuvante de la cirugía y de tratamientos tradicionales además de otros antioxidantes y ácidos omega-3 y omega-6.
  • Cáncer. La investigación sugiere que los bajos niveles de coenzima Q-10 están asociados con mayor riesgo de desarrollar cáncer de piel. Además, cierta investigación sugiere que la ingesta de coenzima Q-10 junto con otros antioxidantes aumenta el tiempo de supervivencia en un 40% en pacientes con cáncer terminal.
  • Toxicidad cardíaca causada por quimioterapéuticos. Cierta investigación sugiere que la ingesta de coenzima Q-10 podría proteger el corazón en niños y adultos que recibieron el medicamento quimioterapéutico antraciclina. Sin embargo, otra investigación sugiere que la administración de coenzima Q-10 por vía intravenosa (VI) no muestra este beneficio.
  • Enfermedad pulmonar llamada enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Cierta investigación sugiere que la ingesta de coenzima Q-10 mejora la función pulmonar y la tolerancia física en personas con EPOC.
  • Síndrome de vómitos cíclicos. Cierta investigación preliminar sugiere que el tomar coenzima Q-10 podría funcionar tan bien como los medicamentos de venta con receta que se usan para tratar el síndrome de vómitos cíclicos.
  • Diabetes. Existe investigación contradictoria acerca de la eficacia de la coenzima Q-10 para la diabetes. Algunas investigaciones muestran que el tomar coenzima Q-10 podría bajar los niveles del azúcar en la sangre, sin embargo otros resultados no muestran ningún beneficio.
  • Debilidad y agrandamiento del músculo cardíaco (Cardiomiopatía dilatada) Cierta investigación sugiere que la ingesta de coenzima Q-10 mejora la función cardiaca en niños con cardiomiopatía dilatada.
  • Boca seca. Cierta investigación sugiere que la ingesta de coenzima Q-10 (ubiquinol) mejora el síntoma de la boca seca.
  • Cirugía ocular. La investigación sugiere que la administración de una solución ocular que contiene coenzima Q-10 y vitamina E acelera la regeneración nerviosa después de una cirugía de cataratas.
  • Fibromialgia. Cierta investigación preliminar sugiere que la ingesta de coenzima Q-10 junto con ginkgo podría incrementar la sensación de bienestar y la salud en general, además de reducir el dolor en personas con fibromialgia.
  • Trastorno motriz debido a daño cerebral (ataxia cerebelosa). Cierta investigación preliminar sugiere que la coenzima Q-10 mejora la coordinación y el movimiento muscular en personas con ataxia cerebelosa.
  • Enfermedad rara heredada que causa daño nervioso (ataxia de Friedreich). Cierta investigación sugiere que la ingesta de vitamin E junto con coenzima Q-10 mejora la coordinación, la postura y el movimiento en personas con ataxia cerebelosa.
  • Pérdida de la audición. La investigación sugiere que la ingesta de una producto específico de coenzima de Q-10 (Q-TER) mejora la audición en personas con pérdida de audición relacionada con la edad. Sin embargo, la combinación de coenzima Q-10 con tratamientos de esteroides convencionales mejora la audición más que un tratamiento de esteroides solo.
  • Hepatitis C. La investigación muestra que la ingesta de coenzima Q-10 no mejora la fuerza hepática en personas con hepatitis C que no responden a un tratamiento convencional.
  • Una condición cardiaca llamada a miocardiopatía hipertrófica. La ingesta de coenzima Q-10 parece disminuir el grosor de la pared del corazón y disminuir los síntomas de la falta de aire y fatiga en personas con miocardiopatía hipertrófica.
  • Trastornos genético raro llamado síndrome Prader-Willi. Cierta investigación sugiere que la administración de Q-10 mejora el desarrollo en niños con síndrome Prader-Willi. Sin embargo, no está claro si estas mejoras se deben a que la coenzima Q-10 o un fenómeno relacionado con la edad. No obstante, otra investigación muestra que no presenta ningún efecto positivo sobre la motilidad espermática.
  • Diabetes y sordera heredadas. Existe cierta evidencia preliminar que muestra que la ingesta de coenzima Q-10 podría prevenir el avance de una forma rara de diabetes que normalmente se hereda de la madre.
  • Gingivitis (enfermedad de las encías). La aplicación de coenzima Q-10 en las encías no es efectiva para el tratamiento de una enfermedad de las encías. Sin embargo, existe cierta evidencia de que la ingesta de coenzima Q-10 podría ser beneficiosa para el tratamiento de las encías.
  • Hipertensión arterial durante el embarazo (preeclampsia). La preeclampsia es una condición que desarrollan algunas mujeres durante el embarazo. Cierta investigación muestra que las mujeres en riesgo presentan un menor riesgo de desarrollar esta condición si ingieren coenzima Q-10 desde la semana 20 del embarazo hasta el parto.
  • Cáncer de próstata. La investigación muestra que la ingesta de una combinación de vitamina E, vitamina C y coenzima Q-10 no mejora el cáncer de próstata.
  • Insuficiencia renal. Cierta investigación preliminar sugiere que la ingesta de coenzima Q-10 mejora la función renal en personas con enfermedad renal en etapa terminal. Sin embargo, otra investigación muestra que la ingesta de coenzima Q-10 no mejora la función renal.
  • Un trastorno muscular llamado “miopatía inducida por las estatinas”. Las estatinas, una clase de medicamentos que se usan para bajar el colesterol, pueden a veces producir dolor muscular. Hay ciertas pruebas de que el tomar coenzima Q-10 podría disminuir este dolor, sin embargo a evidencia ha sido positiva.
  • Pérdida del cabello relacionada con el uso de warfarina. Existe cierta evidencia preliminar que muestra que la ingesta de coenzima Q-10 podría prevenir la caída de cabello causada por el medicamento anticoagulante, warfarina.
  • Arrugas en la piel. Cierta investigación preliminar sugiere que la aplicación de crema de coenzima Q-10 en la piel mejora es aspecto de las arrugas en la piel.
  • Fatiga.
  • Enfermedad de Lyme.
  • Otras afecciones.
Se necesitan más pruebas para poder aprobar a la coenzima Q-10 para estos usos.

¿Cómo funciona?

La coenzima Q-10 es una importante sustancia, tipo vitamina, requerida para el funcionamiento normal de muchos órganos, y reacciones químicas en el cuerpo. Ayuda a proveer energía a las células. La coenzima Q-10 también parece tener actividad antioxidante. Las personas con ciertas enfermedades, tales como insuficiencia cardiaca congestiva, presión arterial alta, enfermedad periodontal, enfermedad de Parkinson, algunas enfermedades musculares, y SIDA, podrían tener niveles más bajos de coenzima Q-10.

¿Hay preocupación por la seguridad de su uso?

La coenzima Q-10 es PROBABLEMENTE SEGURA para la mayoría de los adultos cuando se toma por vía oral o se aplica directamente a las encías. A pesar de que la mayoría de la gente tolera bien la coenzima Q-10, podría producir algunos efectos secundarios leves que incluyen malestar estomacal, pérdida de apetito, nausea, vómitos, y diarrea. En algunas personas puede producir erupciones alérgicas en la piel. También podría bajar la presión arterial, de manera de que si tiene la presión arterial muy baja debe controlar cuidadosamente la presión arterial. Los efectos secundarios se pueden disminuir si se toma la dosis total diaria dividida en 2 o 3 porciones en vez de una cantidad grande una vez al día.

La coenzima Q-10 es POSIBLEMENTE SEGURA para los niños cuando se ingiere. No obstante, no se debe usar la coenzima Q-10 en niños sin la supervisión de un médico.

Advertencias y precauciones especiales:

Embarazo y lactancia: La coenzima Q-10 es PROBABLEMENTE SEGURA cuando se lo ingiere de manera apropiada durante el embarazo. La coenzima Q-10 se ha usado de manera segura dos veces al día comenzando 20 semanas antes del parto. Existe poca información sobre si los suplementos de licopeno son seguro s durante la lactancia. Sea precavida y evite su uso.

Quimioterapia: Existen ciertas inquietud de que la coenzima Q-10 podría reducir la efectividad de ciertos medicamentos quimioterapéuticos. Las personas sometidas a quimioterapia con ciertas drogas deberían usar con precaución coenzima Q-10.

Presión arterial alta o presión arterial baja: La coenzima Q-10 podría bajar la presión arterial. Podría aumentar los efectos de los medicamentos que se usan para bajar la presión arterial. Si tiene problemas de presión arterial discuta el uso de coenzima Q-10 con su proveedor de salud médica.

Fumar: Fumar cigarrillos disminuyen la cantidad de coenzima Q-10 almacenada en el cuerpo.

Cirugía: La coenzima Q-10 podría interferir con el control de la presión arterial durante y después de una cirugía. Deje de tomar coenzima Q-10 por lo menos 2 semanas antes de someterse a una cirugía.

¿Existen interacciones con medicamentos?

Moderadas
Tenga cuidado con esta combinación
Medicamentos para el cáncer (Quimioterapia)
La coenzima Q-10 es un antioxidante. Hay un poco de preocupación de que los antioxidantes podrían disminuir la eficacia de algunos medicamentos que se usan para el cáncer. Pero es demasiado pronto para saber si esta interacción ocurre.
Medicamentos para la presión arterial alta (Fármacos antihipertensivos)
La coenzima Q-10 parece disminuir la presión arterial. El tomar coenzima Q-10 junto con medicamentos para la presión arterial alta podría bajar demasiado su presión arterial.

Algunos medicamentos para la presión arterial alta incluyen captopril (Capoten), enalaprila (Vasotec), valsartan (Diovan), diltiazem (Cardizem), Amlodipina (Norvasc), hydroclorotiazida (HydroDiuril), furosemida (Lasix) y muchos otros.
Warfarina (Coumadin)
La warfarina (Coumadin) se usa para retardar la coagulación sanguínea mientras que la coenzima Q-10 podría acelerar la coagulación sanguínea. Al ayudar a la coagulación de la sangre, la coenzima Q-10 podría disminuir la eficacia de la warfarina (Coumadin) y aumentar el riesgo de producir coágulos que pueden ser peligrosos. Asegúrese de controlar su sangre regularmente. La dosis de warfarina (Coumadin) podría necesitar ser cambiada.

¿Existen interacciones con hierbas y suplementos?

Ácidos grasos omega 3
La combinación de coenzima Q-10 con ácidos grasos omega 3 puede disminuir los niveles de coenzima Q-10. En teoría podría disminuir los efectos de la coenzima Q-10.
Betacaroteno
La coenzima Q-10 puede aumentar los niveles de betacaroteno en la sangre. En teoría, esto podría mejorar los efectos y los efectos secundarios del betacaroteno.
Goma arábiga
La ingesta de coenzima Q-10 con goma arábiga parece mejorar la manera en que el cuerpo la absorbe. En teoría, esto podría aumentar los efectos y los efectos secundarios de la coenzima Q-10.
Hierbas y suplementos que disminuyen la presión arterial
La coenzima Q-10 podría disminuir la presión arterial. La combinación de coenzima Q-10 con otras hierbas y suplementos que disminuyen la presión arterial podría causar una marcada disminución de la presión arterial. Algunos de estas hierbas y suplementos incluyen andrographis, péptidos de caseína, uña de gato, aceite de pescado, L-arginina, lisina, ortiga brava, teanina y otros.
Levadura roja
La levadura roja podría reducir los niveles de coenzima Q-10. En teoría, esto podría disminuir los efectos de la coenzima Q-10.
Vitamina A
La coenzima Q-10 puede disminuir los niveles de vitamina A en la sangre. En teoría, esto podría mejorar los efectos y los efectos secundarios de la vitamina A.
Vitamina C
La coenzima Q-10 puede disminuir los niveles de vitamina C en la sangre. En teoría, esto podría mejorar los efectos y los efectos secundarios de la vitamina C.
Vitamina E
La coenzima Q-10 puede disminuir los niveles de vitamina E en la sangre. En teoría, esto podría mejorar los efectos y los efectos secundarios de la vitamina E.
Vitamina K
La coenzima Q-10 puede mostrar efectos en el cuerpo parecidos a la vitamina K, incluidos la inhibición de los efectos coagulantes en medicamentos como la warfarina. La ingesta de la coenzima Q-10 con vitamina K podría causar efectos aditivos y aumentar el riesgo de coagulación sanguínea en personas que ingieren anticoagulantes.

¿Existen interacciones con alimentos?

No se conoce ninguna interacción con alimentos.

¿Qué dosis se utiliza?

La siguiente dosis se ha estudiado en investigaciones científicas:

  • Para una deficiencia conocida de coenzima Q-10: 150 mg diarios.
  • Para enfermedades mitocondriales (encefalomiopatias mitocondriales): 150-160 mg, o 2 mg/kg/día. En algunos casos, la dosis puede ser aumentada gradualmente hasta 3000 mg por día.
  • Para la insuficiencia cardiaca en adultos: 100 mg al día divididos en 2 o 3 dosis.
  • Para disminuir el riesgo de eventos cardiacos futuros en aquellos pacientes con un reciente infarto del miocardio: 120 mg diarios divididos en 2 dosis.
  • Para la presión arterial alta: 120-200 mg al día divididos en 2 dosis.
  • Para la hipertensión sistólica aislada: 60 mg dos veces al día.
  • Para la prevención de dolores de cabeza de migraña: 100 mg tres veces al día. Una dosis de 1-3 mg/kg también se ha usado en los pacientes pediátricos y adolescentes.
  • Para la enfermedad de Parkinson: 300 mg, 600 mg, 1200 mg y 2400 mg por día divididos en 3 o 4 dosis.
  • Para VIH/SIDA: 200 mg por día.
  • Para la infertilidad masculina: 200-300 mg al día.
  • Para la distrofia muscular: 100 mg por día.
  • Para la preeclampsia: 100 mg dos veces al día a partir de la semana 20 del embarazo hasta el parto.
Dividiendo la dosis diaria y tomando cantidades más pequeñas 2 o 3 veces al día en vez de una sola cantidad grande puede ayudar a reducir los efectos secundarios.

Otros nombres

Co Q10, Co Q-10, Co-Enzyme 10, Coenzyme Q 10, Coenzyme Q10, Co-Enzyme Q10, Co-Enzyme Q-10, Co-Q 10, CoQ10, Co-Q10, CoQ-10, Ubidcarenone, Ubidécarénone, Ubiquinone-10.

Metodología

Para saber más sobre cómo este artículo fue escrito, refiérase a la metodología de la Base exhaustiva de datos de medicamentos naturales.

Referencias

  1. Feigin A, Kieburtz K, Como P, and et al. An open-label trial of coenzyme Q10 (CoQ) in Huntington's disease (HD) [abstract]. Neurology 1994;44(suppl 2):A397-A398.
  2. Koroshetz WJ. Care-HD: NINDS multicenter trial in Huntington's disease to test whether specific doses of coenzyme Q10 and remacemide slow disease progression. First Conference of the International Coenzyme Q10 Association 2002;
  3. Gvozdjakova A, Kucharska J, Braunova Z, and et al. Beneficial effect of CoQ10 on the antioxidative status and metabolism of fats and sugars in diabetic patients. First Conference of the International Coenzyme Q10 Association 2002;
  4. Rastogi SS, Singh RB, and Shukla PK. Randomized, double blind, placebo controlled trial of hydrosoluble coenzyme Q10 in patients with hyperinsulinemia. First Conference of the International Coenzyme Q10 Association 2002;
  5. Aoki S and Yamaguchi K. [Clinical experiences in use of cinnarizine and CoQ10 for treatment of sensorineural tinnitus]. Shinyaku to Rinsho 1970;29:1541-1546.
  6. Judy WV, Willis RA, and Folkers K. Regression of prostate cancer and plasma specific antigens (PSA) in patients on treatment with COQ10. First Conference of the International Coenzyme Q10 Association 2002;
  7. Oda T. Dose-effect relationship and critical dose of coenzyme Q10 on load-induced cardiac dysfunction in pediatric patients with mitral valve prolapse. In: Folkers K, Littarru GP and Yamagami T. Biomedical and Clinical Aspects of Coenzyme Q10. Amsterdam: Elsevier Science;1991.
  8. Oda T. Effect of coenzyme Q10 on load-induced cardiac dysfunction: double blind study and investigation of dose-response relationship. In: Lenaz G, Barnabei O Rabbi A and et al. Highlights in Ubiquinone Research. London: Taylor and Francis;1990.
  9. Bresolin N, Cossutta E, Angelini C, and et al. Fifty patients with mitochondrial myopathy treated with ubidecarenone. First multicentric study. J Neurology 1988;235:S79.
  10. Servidei S, Spinazzola A, Crociani P, and et al. Replacement therapy is effective in familial mitochondrial encephalomyopathy with muscle coenzyme Q10 deficiency. Neurology 1996;46:A420.
Mostrar más referencias
Documento revisado - 02/14/2015



Esta fuente de recursos sobre medicinas, con derechos de autor y basada en evidencia, es proporcionada por Natural Medicines Comprehensive Database Consumer Version (Versión para el Consumidor de la Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales). Natural Medicines Comprehensive Database no se hace responsable por las posibles consecuencias relacionadas con el uso de cualquier producto. Esta monografía no reemplaza las recomendaciones de un profesional de la salud y no se debería usar para el diagnóstico o el tratamiento de cualquier condición médica.

Derechos de Autor © 1995 - 2015 Therapeutic Research Center, editores de Natural Medicines, Prescriber's Letter,Pharmacist's Letter. Todos los derechos reservados. Para información científica sobre los medicamentos naturales, los profesionales pueden consultar la Versión Profesional de Natural Medicines.

No hay comentarios:

Publicar un comentario