martes, 25 de agosto de 2015

El cuerpo es el Templo del Espíritu Santo, Cuidémoslo.

La salud de Anthony da señales de cuidado

La salud de Anthony da señales de cuidado
El cuerpo de Anthony Ríos viene desde hace años dándole señales de “cuidado” y el domingo le dio otra, tan fuerte que tuvo que ser internado en un centro médico en la capital dominicana, donde se encuentra.
El cantante presenta una hipertensión arterial que se salió de lo normal y tiene que permanecer en cuidados médicos para restablecer el ritmo habitual.
  • Figura. Anthony Ríos sufre de hipertensión y sus médicos buscan controlarla. El cantante tuvo que suspender sus presentaciones.
El artista es atendido en el Centro de Otorrinolaringología, donde su médico de cabecera y otros expertos en cardiología estudian su caso.
No es la primera vez que le da “un yeyo”. Ya en plena Navidad de 2013, un 21 de diciembre, Anthony tuvo que abandonar el escenario del hotel Barceló y fue a parar a una clínica.
Un rato más y casi se da aquel imaginario artístico de morir en el escenario. ¿Te imaginas eso?, se le preguntó en esa época, a lo que respondió: “Hubiera sido bonito morirse ahí donde uno ha encontrado la vida”.
Problemas del corazón Gracias a Dios está vivo, aunque debe cuidarse porque sus médicos hace dos años le encontraron el corazón agrandado.
“El corazón se me agrandó para que me quepa más gente”, bromeó en enero de 2014 durante un encuentro de prensa como parte del elenco de la película “Vamos de robo”.
Del padecimiento explicó: “La grasa empujó el corazón para la costilla y parece que haciendo esfuerzos por latir se creció, pero no es una cosa de morirse, y estoy bajo un tratamiento para volver a ponerlo a latir normal”.Él parecía no preocuparle el caso y lo tomó a broma o filosofía: “Cuando tú has vivido con esta intensidad no puede ser que la muerte sea tan intensa”.
No estaba en dejar su rutina de vida, en la que incluye vinos y quesos. “Nooo, si dejo cualquiera de las cosas que yo hago, dejo de vivir... ahora es comer más calidad para vivir más años”. Fue su única promesa a principios de 2014.
En marzo de ese año, durante un encuentro digital en LISTÍN DIARIO, los lectores le pidieron que cuidara su salud. “Le agradezco y voy a hacerlo porque ya en una ocasión la muerte me llamó y no me gustó para nada la perspectiva”, dijo.
Otros querían saber si se haría alguna cirugía bariátrica, a lo que  respondió: “Definitivamente no, yo quiero morirme como nací y peso unas 280 libras” (60 menos que hace tres meses cuando le dio el preinfarto).
PUNTOS CLAVES
Ayer, el promotor artístico Raphy D´Oleo, compañero de andanzas y trabajo, relató que se encontraban en Atlanta cuando Anthony Ríos se sintió mal, al final de una presentación.
“Salimos de una vez para un hospital, donde le tomaron la presión y vieron que estaba alta y le recomendaron que no trabajara, que descansara”, manifestó D´Oleo.
Anthony Ríos tenía pautado una serie de conciertos en escenarios latinos de Estados Unidos: Miami, Atlanta, Tampa y Orlando.
“Teníamos que tomar varios aviones en seis días y preferí suspender la gira, no quise correrme el riesgo, aunque tú sabes como es Anthony, si es por él seguimos”, comentó.
Las suspensiones incluyen también el concierto del concierto “Boleros de amargue”, programado para el 4 de septiembre en el hotel Barceló Santo Domingo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario