martes, 9 de junio de 2015

Problema renal en la infancia

POR TU SALUD RENAL

Problema renal en la infancia


Aunque como en los adultos, la insuficiencia renal crónica  presenta dolor de espalda en un costado del cuerpo o en la parte inferior del abdomen, ardor o dolor al orinar, cambios en el color de la orina, fiebre de origen desconocido, entre otros, hay otros factores que aumentan el riesgo en los niños de padecer de los riñones. Entre ellos se menciona bajo peso al nacer, trastorno del crecimiento, diabetes, presión arterial alta, raquitismo y otras enfermedades hereditarias, como poliquitosis renal, síndrome de Alpor o enfermedad cardíaca.
Algunas enfermedades y otros factores exponen a los niños al riesgo de presentar la enfermedad de los riñones, tal como ocurre en los adultos. Se usa una prueba de orina para detectar la enfermedad antes de que aparezcan los síntomas. Se buscan datos de infección urinaria (leucocitos, hematíes y bacterias) o la presencia de albúmina, cuya cantidad nos sugiere qué tipo de enfermedad tenemos. La albúmina es una proteína de la sangre que aparece en la orina cuando los riñones están inflamados o enfermos. En los niños las enfermedades más frecuentes la constituyen la malformación congénita y las glomerulonefritis.
La mayoría de los sujetos con estadios tempranos de la enfermedad renal crónica no es diagnosticada ni tratada de manera oportuna y, por lo tanto, no reciben medidas de nefroprotección de forma temprana y, en consecuencia, la insuficiencia renal crónica continúa incrementándose. Por ello necesitamos enfocar la atención hacia la prevención primaria o secundaria, en lugar de continuar tratando las complicaciones tardías de la enfermedad renal crónica.
La detención oportuna del daño renal crónico en grupo de alto riesgo permitiría establecer medidas para detener o retardar la progresión de la falla renal. Pese a las mejoras que hay en las tecnologías de las terapias de reemplazo renal, estos pacientes continúan presentando un número de mortalidad significativamente alta y una calidad de vida disminuida.
Necesitamos que las sociedades médicas y universidades se involucren en la prevención de las enfermedades renales, realizando investigación y logrando estadísticas mediante tesis, prácticas de investigación de poblaciones escogidas estadísticamente para disponer de datos propios y poder compararlos con poblaciones de otros países.
Para detener el alarmante crecimiento de la epidemia de la insuficiencia renal crónica y disminuir los costos de tratamiento, la tendencia actual en todo el mundo, particularmente en países en desarrollo, es la prevención. Es importante hacerlo, especialmente en atención primaria, poniendo atención puntual a los pacientes diabéticos e hipertensos que constituyen la causa más frecuente de insuficiencia renal crónica. Estos demandan tratamiento dialítico o trasplante. Es importante señalar que los niños deben controlar sus esfínteres a los tres años, si son adiestrados de forma adecuada. Si después de esta edad, los niños siguen mojando la cama o su ropa interior, sus vías urinarias deben ser investigadas porque, aunque en alrededor de un 50% hay motivos psicológicos involucrados, se debe descartar un proceso infeccioso y/o una malformación congénita de vías urinarias.
Hilda Lafontaine, directora médica de la Fundación Dr. Baquero

No hay comentarios:

Publicar un comentario