martes, 2 de junio de 2015

La Dra. Marte, uròloga-endouròloga hablará mañana de criptoquidia o testículo no descendido

CriptorquidiaCriptorquidia


¿Que pasa en condiciones normales?

Los testículos en los niños aparecen desde muy temprano en su desarrollo. Aunque originalmente se encuentren en la cavidad abdominal, gradualmente descienden y llegan al escroto en las últimas fases del embarazo, en respuesta a las hormonas producidas por el mismo bebe. En la infancia, los testículos producen únicamente hormonas. Posteriormente, en la adolescencia, producen tanto hormonas como espermatozoides.

¿Qué es un testículo no descendido (CRIPTORQUIDIA) y como se diagnostica?

En los niños con testículos no descendidos (criptorquidia), el testículo no llega a su posición normal dentro del escroto. Esta condición es evidente en la exploración física del infante y se encuentra en 3% de todo recién nacido (hasta 21% de los recién nacidos prematuros).
Afortunadamente, hasta tres cuartas partes de éstos testículos descenderán espontáneamente durante los primeros 3 meses de vida. Se ha visto que después de éstos 3 meses ya no va a presentarse un descenso espontáneo, por lo que 0.8% de todos los niños requerirán eventualmente de algún tratamiento. Es muy importante no confundir un testículo no descendido de un testículo "retráctil". A partir de los 6 meses de edad, los niños tienen un reflejo que tracciona al testículo para protegerlo del frío o cuando tiene miedo. Estos testículos se encuentran en el escroto casi todo el tiempo, y no requieren de tratamiento.
Los testículos funcionan mejor a una temperatura ligeramente menor a la de la temperatura corporal. Esto es especialmente cierto al componente del testículo que se encarga de la producción de espermatozoides. Con ésta finalidad, el escroto es varios grados centígrados más frío que el resto del cuerpo, y por lo tanto es el lugar ideal para los testículos. Los testículos que no se encuentran en el escroto tienen el riesgo de no funcionar adecuadamente.
Al verse alterada la producción de espermatozoides, puede ser en un futuro una causa de infertilidad, especialmente cuando los dos testículos se encuentran afectados. También hay una asociación a un mayor riesgo de presentar cáncer de testículo en la adolescencia y la edad adulta (aunque el riesgo es aún menor de 1 en 100). Muchas veces también se encuentra una hernia asociada cuando el testículo no logra descender adecuadamente.
Criptorquidia

¿Qué ocasiona un testículo no descendido?

En la mayoría de los niños con éste problema se desconoce aún una razón específica. Probablemente se deba a que los testículos no eran del todo normales desde un inicio. En otros casos, hay un problema mecánico que conduce los testículos por un "camino equivocado" (los llamados testículos ectópicos). O bien, puede ser que las hormonas infantiles no son suficientes para estimular el descenso testicular. Es importante darse cuenta que hasta la fecha no existe evidencia que esto sea causado por algún problema en la mamá, o bien por algún alimento o medicamento ingerido por ella durante el embarazo.

¿Qué pasa si el testículo no se palpa durante la exploración?

Los testículos que no se encuentran durante la exploración física se llaman "testículos no palpables". Los testículos no palpables pueden localizarse en el abdomen, pueden estar atróficos (muy pequeños), o bien pueden estar ausentes. Es importante hacer la diferencia entre éstas ya que un testículo que se deje en el abdomen puede producir un tumor en un futuro.
Desafortunadamente, no existe un estudio radiográfico que puede determinar con exactitud si el testículo se encuentra presente, por lo que ésta condición muy factiblemente requiere de cirugía. La técnica utilizada se llama laparoscopia. Con esto, se encontrará una de las siguientes situaciones: 1) Vasos sanguíneos testiculares que terminan en "fondo de saco ciego", indicando ausencia de testículo, 2) Vasos existentes en el abdomen, que demuestra que el testículo no se encuentra en la cavidad abdominal; o bien 3) el testículo en el abdomen. Si el testículo se localiza, se realizará el descenso al escroto, o se quitará, dependiendo de las características y la localización.

¿Qué tratamientos hay disponible?

El tratamiento se debe ofrecer a partir de los 6 meses de edad. El mejor momento para realizar cualquier tratamiento es el comprendido entre los 6 y 18 meses de edad. Los dos tratamientos que existen son médicos o quirúrgicos. En México y Estados Unidos, el único tratamiento hormonal disponible en el mercado es la hormona Gonadotropina Coriónica Humana (hCG) (en Europa, también hay disponible una hormona liberadora de gonadotropina, GnRH). La hCG se inyecta diario o semanalmente hasta completar una dosis de acuerdo al peso del niño.
Aunque es un tratamiento seguro y muy exitoso para el manejo de los testículos retráctiles, sólo tiene un éxito de 10-15% en los testículos no descendidos. La otra opción es el manejo quirúrgico, llamado orquidopexia. Requiere de anestesia general, pero normalmente el niño solo pasa 24 horas hospitalizado y actúa completamente normal a los 2 ó 3 días de operado.
La incisión es de unos 5 a 10 cm de acuerdo a la edad del niño y se realiza en la región inguinal (incluso llega a ser imperceptible con la edad). El testículo se separa de los tejidos circundantes (y si hay una hernia, ésta se repara en el mismo tiempo quirúrgico) para lograr que descienda fácilmente al escroto, donde se fija. En algunas ocasiones el testículo se encuentra muy alto o muy adherido para éste simple procedimiento, requiriendo de un procedimiento mas elaborado (y en ocasiones en dos tiempos).

¿Qué debo esperar después del procedimiento?

Después del tratamiento, el testículo generalmente tiene un crecimiento normal dentro del escroto. Sin embargo, en algunas ocasiones el testículo ya tiene cambios irreversibles, y su crecimiento no es del todo normal. En otras ocasiones, aunque sea de un tamaño normal, su producción de espermatozoides está alterada o incluso ausente. Si el testículo no descendido solamente se presenta en un lado, la posibilidad de poder tener hijos es muy alta – casi tan alta como lo normal. Es muy importante que al entrar en la adolescencia, éstos jóvenes tengan una revisión periódica, y que se les enseñe a realizar una auto-exploración mensual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario