jueves, 11 de junio de 2015

Ingerborg syllm-rapoport obtiene doctorado en medicina a los 102 años con lucidez intelectual y bastos conocimientos de la medicina moderna

Judía de 102 años recibe su doctorado en Alemania

La neonatóloga alemana Ingeborg Syllm-Rapoport aprobó el mes pasado un examen oral y recibió su diploma el martes en la Universidad de Hamburgo
BERLÍN.-Los nazis no permitieron a Ingeborg Syllm-Rapoport defender su tesis en 1938 debido a su origen judío. Ahora, 77 años después, habiendo cumplido todos los requisitos, recibió su título de doctora a los 102 años de edad.
Ingeborg Syllm-Rapoport muestra su diploma de doctora en la Clínica Universitaria Hamburg-Eppendorf en Hamburgo, Alemania, martes 9 de junio de 2015. La neonatóloga alemmburgo. La universidad dijo que con ello “no se repara la injusticia que sufrió… pero se contribuye a rehabilitar el capítulo más negro de la historia alemana”. Syllm-Rapoport emigró a Estados Unidos en 1938 y trabajó en pediatría antes de trasladarse con su esposo, socialista como ella, a Berlín Oriental en 1952.
La madre de cuatro hijos fue la primera jefa de neonatología del Hospital Charite de Berlín.

ana aprobó el mes pasado un examen oral y recibió su diploma el martes en la Universidad de Ha
“Después de casi 80 años, fue posible restaurar la justicia en cierta medida”, dijo el director del hospital universitario, Burkhard Goeke. “No podemos deshacer las injusticias cometidas, pero nuestra comprensión del pasado forma nuestra perspectiva para el futuro”.
Syllm-Rapoport enfatizó al aceptar el diploma que hizo el esfuerzo de obtener el doctorado a su edad, no por ella sino por todos los que padecieron injusticias bajo

el Tercer Reich, dijo la vocera de la universidad, Kerstin Graupner.
Cuando los nazis llegaron al poder en 1933, despojaron gradualmente a los judíos de todos los derechos para luego deportarlos y matarlos en diversos campos distribuidos por Europa. Cuando Syllm-Rapoport entregó sus tesis de doctorado, su supervisor en esa época, Rudolf Degkwitz, escribió en una carta en 1938 que hubiera aceptado su trabajo sobre la difteria de no existir las leyes raciales nazis, que “hacen imposible aceptar el ingreso de la señorita Syllm al doctorado”.
Su examen oral el mes pasado, que al igual que su tesis original versó sobre la difteria, fue “brillante, y no solo por tratarse de una persona de su edad”, dijo Uwe Koch-Gromus, decana de la facultad de medicina.
“Nos impresionó su lucidez intelectual y nos dejó atónitos su conocimiento, incluso de la medicina moderna”, dijo Koch-Gromus.

No hay comentarios:

Publicar un comentario