domingo, 3 de mayo de 2015

La Palabra Diaria,CURACIÓN,domingo,3 de mayo,2015.



CURACIÓN.
La luz sanadora de Dios me renueva. 
     Tal como amanece cada día yo soy renovado en cuerpo, mente y espíritu con cada aliento que tomo. supero con facilidad cualquier enfermedad-física o emocional. Observo cualquier molestia o dolor y cualquier pensamiento o sentimiento que tengo como respuesta.
    Evito crear historia inútiles acerca de mi salud. En vez de ello, presto atención a la luz de Dios en mí. Esta luz ilumina mi ser, revelando y sanando lo que ha de ser revelado y sanado. Visualizo que la primera luz del alba se vierte sobre mí e irradia por medio de mí.
     Levanto mis ojos hacia un nuevo horizonte de bienestar. Mi cuerpo es fuerte, mi mente está en paz y mi espíritu es uno con la luz de un nuevo día. ¡Aleluya!
Entonces nacerá tu luz como el alba y tu sanidad se dejará ver en seguida.- Isaìas 58:8


No hay comentarios:

Publicar un comentario