domingo, 19 de abril de 2015

EL NO HA LUGAR TIENE LUGAR EN LA PSICOLOGÍA SOCIAL.


Por Elidio Suriel, M.A, J.D, PMD, N.D.

     La Psicología Social se interesa  en analizar, utilizando el método científico,  las interrelaciones de pensamientos, sentimientos, comportamientos, imaginaciones, percepciones, etc. realizadas por el animal humano; ya sean en el presente, pasado o futuro; ya sea en tiempo real o virtual. Es por eso, que EL NO HA LUGAR, tiene lugar  en la Psicología Social.
     Esta rama de la psicología que en su conjunto forman parte de las ciencias sociales estudia, observa, describe y analiza el cómo nuestra identidad se forja con las demás personas, ya que somos seres sociables y esas relaciones sociables pueden salvar o hundir nuestras vidas o las vidas de las demás personas y al contexto social en el que interactuamos.
    EL NO HA LUGAR, es una decisión judicial que indica que lo que ha sido presentado al juez para ser juzgado por carecer de las evidencias jurídicas o porque el asunto ya ha sido juzgado con anterioridad no podrá ser lo que produzca la evacuación de una sentencia, por lo que el asunto no podrá ser juzgado, no hay lugar para juzgarlo. En un muestreo aleatorio, nueve de cada diez personas encuestada revelaron haber sido impactada por dicho auto.
     EL NO HA LUGAR al que nos referimos, es el AUTO  evacuado por la Suprema Corte de Justicia y leído el veintisiete, (27) de marzo del año dos mil quince (2015) por el Magistrado Alejandro Moscoso Segarra en función de juez de la instrucción. (JUZGADO DE LA INSTRUCCIÓN ESPECIAL DE LA JURISDICCION PRIVILEGIADA Exp. No. 2014 5458 
Imputado(s): Senador Félix Ramón Bautista Rosario  y demás partes.  Resolución núm. 544­2015).
                                                                      El pre citado AUTO ha estimulado la corteza cingulada , la parte del cerebro que se estimula cuando el individuo siente dolor o cuando siente  ser rechazado, es decir cuando siente dolor físico o emocional.
     Al observar, describir y analizar la conducta humana, hace muy bien la Psicología Social opinar en el NO HA LUGAR, debido a que la Psicología Social investiga las actitudes individuales y su impacto en la colectividad, al igual el cómo las actitudes o comportamientos, sentimientos y pensamientos colectivos impactan al individual  en su contexto social.
     EL NO HA LUGAR, invita a otra ciencia social como la Sociología para que conjuntamente con la Psicología Social compartan intereses científicos y tengan lugar en el NO HA LUGAR, tal como lo hacen  con temas como la violencia, el prejuicio, los estereotipos, el matrimonio, la manipulación, y los modelos conductuales aunque estos dos últimos temas son más ampliamente abordados por la Psicología Social  que conjuntamente con la Psicología Clínica o Psicopatología, con la Psicología de la Personalidad, con la Psicología Cognitiva y hasta por el sentido común procuran un lugar de análisis científicos al AUTO DE NO HA LUGAR.
     Es posible que el NO HA LUGAR le ofrezca trabajo a la Psicopatología en la búsqueda comprensiva y en el tratamiento a quienes el NO HA LUGAR haya provocado dificultades o desórdenes psicológicos al ser estimulada la corteza cingulada individual y colectiva.
     EL NO HA LUGAR, ha hecho que la Psicología Social y la Psicología Clínica se unifiquen para enfrentar la ansiedad  o la presión que ha sido provocada por el NO HA LUGAR, tanto en las personas que lo dictaron  y quien lo leyó en el Supremo Lugar, como  la gran parte de la población que sin lugar a dudas se ha enterado del mismo y ha sido  impactada hasta el punto que diversos sectores sociales han expresado su inconformidad  a través de los medios sociales y con su presencia física frente a la Suprema Corte de Justicia.
     EL NO HA LUGAR, ha unificado el esfuerzo investigativo de la Psicopatología y de la Psicología Social, ya que la encuesta y la percepción muestran que tal decisión ha impactado la salud emocional de un alto porcentaje de las personas, algunos de los cuales han sido acosados o estereotipados por los demás.
     EL NO HA LUGAR, ha unificado en la investigación a la Psicología Social con la Psicología de la Personalidad ya que ambas ramas de la Psicología estudian a los  individuos y sus pensamientos, sentimientos y comportamientos. Con la Psicología de la personalidad procuramos comprender las diferencias entre los individuos  que permanecen relativamente estables con relación al NO HA LUGAR, mientras que la Psicología Social trata de entender de qué manera se ve afectada la mayoría con el NO HA LUGAR  y se preocupa por determinar los distintos comportamientos provocados por el NO HA LUGAR. La Psicología Social coloca el NO HA LUGAR  como una retroalimentación negativa y los efectos que pudiese tener sobre la gente y sobre la autoestima individual y colectiva en referencia al gentilicio dominicano invitan a la investigación.

     EL NO HA LUGAR  TIENE LUGAR EN LA PSICOLOGIA SOCIAL y en la PSICOLOGIA COGNITIVA, esta última estudia los procesos mentales como el pensamiento, el aprendizaje, la memoria y el razonamiento; procesos que también le interesan a la Psicología Social en función del comportamiento social. EL NO HA LUGAR, ha generado pensamientos y  aprendizajes que son de interés para la Psicología Social. La Suprema Corte de Justicia, en la persona del Magistrado Alejandro Moscoso Segarra ha  generado razonamientos y han  penetrado a la memoria colectiva modificando así el contexto social dominicano con el NO HA LUGAR.
     EL NO HA LUGAR, ha despertado la sabiduría popular y no se  ha necesitado de la Psicología Social para su recepción poli direccional ya que la intuición, la sabiduría popular, el sentido común, a posteriori ha aplicado muchos de los hallazgos de la Psicología Social con relación al impacto social de EL NO HA LUGAR. La evidencia, el método científico y  el pensamiento crítico utilizado por la Psicología Social hacen concluir que EL NO HA LUGAR TIENE LUGAR EN LA PSICOLOGIA SOCIAL.
     EL NO HA LUGAR confirma de qué manera se fe afectado el desempeño de un individuo ante la presencia de otras personas, tal como lo demostraron las primeras investigaciones llevadas a cabo por Tripett y Ringdmann y lo que se han constituido en uno de los temas de estudio  más perdurables de la Psicología Social.
     EL NO HA LUGAR TIENE LUGAR EN LA PSICOLOGIA SOCIAL.
      En caso de que dicho auto haya sido producto de una orden,  lo hace objeto de estudio de la Psicología Social ya que los experimentos de Stanley Milgram, (1961 captura de Adolf Eichmann, acusado de participar directamente en el holocausto. Su principal argumento fue: haber obedecido órdenes. Uno se cuestiona entonces, si cualquier persona puede ser inducida a torturar (a aún a matar) a otro sólo porque se le ordenó),  demostraron la vulnerabilidad de los individuos ante las órdenes destructivas de la autoridad. Aquí necesitamos analizar en cómo la obediencia, la emoción, la motivación y la cognición pueden operar en conjunto para influir sobre los pensamientos, sentimientos y comportamientos de los individuos e incluso es el momento para analizar la genética de la conducta con el fin de aclarar el papel de los factores genéticos en el comportamiento de los que obedecieron, dictaron, leyeron y han sido impactados por EL NO HA LUGAR.

     EL NO HA LUGAR,  ha enfrentado al yo individual con el yo social en un contexto social en el que la autoconciencia privada y pública evocan el egoísmo implícito el que parece sobreponerse bajo el amparo de NO HA LUGAR. Esperamos que la Psicología Social nos ayude a realizar una introspección a todos incluyendo a los que creemos que hay mucho lugar para que la Psicología Social continúe investigando el NO HA LUGAR.




     Es posible que el NO HA LUGAR le ofrezca trabajo a la Psicopatología en la búsqueda comprensiva y en el tratamiento a quienes el NO HA LUGAR haya provocado dificultades o desórdenes psicológicos al ser estimulada la corteza cingulada individual y colectiva. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario