martes, 6 de enero de 2015

Riesgos en la salud infantil con las radiografía y TAC cerebral.

INFANCIA Efectos indeseados

Menos radiografías y TAC en los niños catalanes


    Un médico observa una radiografía de Rayos X,
  • Cataluña está preparando un protocolo para reducir este tipo de pruebas entre los menores

  • Dos estudios han comprobado su relación con el desarrollo de cáncer a largo plazo.

  • Dos estudios recientemente publicados en las prestigiosas revistas médicas The Lancet y el British Medical Journal han puesto de relieve los efectos nocivos que tiene la radiación sobre el organismo de los más pequeños. Ambos sostienen que exponer a un niño a la radiación de dos o tres TAC de la cabeza triplica el riesgo de desarrollar cáncer cerebral, y que un menor expuesto a entre cinco y diez pruebas de este tipo es tres veces más propenso a desarrollar leucemia que un chico sin esta exposición.
    También en esta misma línea, el pasado mes de diciembre la Sociedad Española de Radiología Médica (Seram) presentó unas recomendaciones para médicos, radiólogos y pacientes con el objetivo de reducir estas intervenciones. Ayer, el Departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña tomaba la primera decisión anunciando que está elaborando un protocolo para disminuir las radiaciones ionizantes en los niños -principalmente las radiografías y TAC-, después de que se haya comprobado su relación con el desarrollo de cáncer a largo plazo.
    "Todas las radiografías, especialmente los escáneres, tienen radiación, y en dosis altas, pueden producir cáncer", explica a este periódico María Jesús Ceñal, jefe de Pediatría del Hospital Universitario de Móstoles (Madrid). El problema es más grave para los niños, "no porque enfermen más, sino porque tienen toda la vida por delante y la radiación se les va acumulando", explica.

    Aunque Ceñal explica que hay situaciones en que estas pruebas son necesarias, lo cierto es que los datos facilitados por la Seram ponen en evidencia cierto exceso a la hora de prescribirlas: el 30% de las pruebas radiológicas realizadas en España son completamente innecesarias.
    El asunto es que, aunque no hagan verdadera falta, muchas veces se hacen por presión de los pacientes y sus familias. "A veces hay radiografías que serían prescindibles, pero las hacemos porque hay mucha presión de los padres", cuenta Ceñal. En este sentido, la pediatra da la bienvenida a este plan que persigue que estas pruebas se hagan sólo en los casos "estrictamente necesarios" porque "así los profesionales tendremos algo escrito en lo que apoyarnos".
    En su opinión, el protocolo debería extenderse a todo el territorio nacional, pero sobre todo, sería necesario informar a la gente. "La población debe entender que cuando decimos no a una radiografía no es por ahorrar, sino porque nos parece que para el niño no es necesaria y, por tanto, se puede ahorrar esa radiación", explica.
    Con este anuncio, Cataluña se convierte en la primera comunidad que tiene un plan de estas características. La doctora Goya Enríquez, experta en radiaciones pediátricas y que está ayudando a elaborar el documento, habló ayer de la posibilidad de entregar una "tarjeta de radiación" a cada paciente para controlar sus exposiciones, pero señaló que la idea no es definitiva porque la gente debe estar "muy preparada para no caer en el alarmismo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario