martes, 13 de enero de 2015

La muerte nos espera a todos.

Muere Juan José López Ibor, ex presidente de la Asociación Mundial de Psiquiatría

  • Catedrático en la Complutense y ex presidente de la Asociación Española de Psiquiatría, firmó cientos de estudios sobre esquizofrenia, depresión o patologías del estrés

  • 'Los terroristas no tienen ninguna patología psiquiátrica', defendía

El que fuera presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría y del Comité para la Prevención y Tratamiento de la Depresión, sostenía que esa enfermedad, la depresión, era la «número uno» en España. «Y lo será durante un tiempo».
Años antes de que se aprobara la Ley de Dependencia y de que su falta de aplicación siga siendo profundamente denunciada, López Ibor Aliño hablaba de salud mental y social: «Desde que se cerraron los manicomios, muchos enfermos mentales son cuidados por las familias. Pero éstas no tienen ni conocimientos sobre la enfermedad, ni reciben apoyo económico. Se convierten en agentes sanitarios, pero nadie les paga por ello y eso es una realidad inaceptable».
Amante de la ópera, los toros y la navegación, sus amigos sostienen que era un hombre de «ciencia, conciencia y coherencia». Uno de ellos, el doctor en Psiquiatría Juan Coullaut-Valera Jáuregui, cuenta que a sus alumnos solía decirles: «Esto no sirve para aprobar la asignatura, pero sí para diagnosticar».
Hace apenas un mes, López-Ibor Aliño ingresó en la Real Academia de Doctores de España, el último acto público de su vida. «La investigación científica ha de proporcionar no sólo datos para ser patentados, sino convertirse también en el motor de cambios sociales perentorios», dijo en su discurso de estreno. Y lo remató así: «Deberíamos volver a nuestras raíces en la Grecia clásica y recuperar el logos, razón y verbo, pensamiento y palabra, correr los velos que lo ocultan, dejando que los seres sean lo que son para que nadie pueda imponerles su verdad».

No hay comentarios:

Publicar un comentario