martes, 30 de diciembre de 2014

La Palabra Diaria,SUEÑO,martes 30 de diciembre,2014


SUEÑO.
Por medio del poder de Dios en mi, mi sueño se convierte en realidad. 
     Un plan divino para bien obra en mi vida y en el universo. Mi sueño es parte de ese plan. Proviene de Dios -una visión y un deseo sembrados en mi corazón. Para manifestar lo, utilizo mi facultad de la imaginación. Me veo logrando mi sueño. Me permito sentir lo que experimentaré al lograrlo.
     Si enfrento retos, no me desaliento. Mantengo la atención enfocada en mi visión, y confío en que Dios me revelará mi propósito y dirección. Doy el próximo paso con confianza. El deseo de mi corazón me impele por sobre cualquier obstáculo. Mi sueño tiene su origen en Dios, y es para el desarrollo de mi alma. Participo con gozo en el plan divino que bendice al mundo. 
    Le has concedido el deseo de su corazón y no le negaste la petición de sus labios.- Salmo 21:2

No hay comentarios:

Publicar un comentario