martes, 9 de diciembre de 2014

La crisis económica, factor de riesgo cardiovascular

CONGRESO Según los cardiólogos

La crisis económica, factor de riesgo cardiovascular

  • Lo ocurrido en países como Grecia e Islandia indica un un aumento del número de infartos.



La Sociedad Española de Cardiología (SEC) asegura que la crisis económica debe ya considerarse como un factor de riesgo cardiovascular de primer nivel, después de que diversos estudios hayan constatado que en momentos de recesión económica como el actual la incidencia de las enfermedades cardiovasculares aumenta considerablemente.
Así lo ha asegurado el presidente electo de esta entidad, José Ramón González-Juanatey, durante el inicio del Congreso de las Enfermedades Cardiovasculares que se celebra en Valencia, donde se han recordado los datos de diferentes estudios realizados en Grecia, Islandia y Argentina que muestran esta relación.
En Grecia han aumentado los infartos un 44% desde la crisis
En Grecia, por ejemplo, se ha observado un notable ascenso de la incidencia del infarto en el periodo de crisis (de enero de 2008 a diciembre de 2012), respecto al periodo de pre-crisis (de enero de 2003 a diciembre de 2007), con un total de 1.508 infartos en el primer caso, respecto a 1.046 en el segundo, lo que representa un incremento del 44%.
Otro análisis, elaborado por Landspitali National University Hospital de Islandia, mostró como el colapso económico ocurrido en el país en octubre de 2008 provocó un aumento del 26% en las emergencias cardiacas.
Ante estos datos, y teniendo en cuenta los efectos de la crisis en España, el presidente electo de la SEC, José Ramón González-Juanatey, ha reconocido que "es de esperar que las situaciones que relatan estas investigaciones puedan también producirse en España".
Además, un estudio elaborado por el Departamento de Trabajo Social de la Universidad Internacional de la Rioja que acaba de publicarse en 'Revista Española de Cardiología' destaca que en los últimos 30 años la población española ha aumentado en más de seis años su esperanza de vida, de los que 3,8 años (un 63% del total de aumento) se debe a la mejora en la atención de la enfermedad cardiovascular.
Por ello, reconoce este experto, es necesario llevar a cabo iniciativas "para que la esperanza de vida de la población siga aumentando o al menos se mantenga", algo que sin embargo considera una tarea "difícil de conseguir debido a los recortes en programas sociosanitarios".
De igual modo, también ha pedido desarrollar estrategias para impedir el deterioro en la salud cardiovascular de España y, de forma particular, en programas de calidad asistencial en medicina cardiovascular como el programa INCARDIO, un proyecto que se promoverá en los próximos meses desde la SEC y que buscará la detección y definición de los indicadores mínimos de calidad asistencial.
En la rueda de prensa de presentación del congreso también se ha destacado la importancia de que el paciente asuma la responsabilidad de su propia enfermedad. Por ello, además de iniciar la campaña MIMOCARDIO, la SEC también ha anunciado su adhesión al 'Champion Advocates Programme', programa que pretende reducir un 25% la mortalidad por enfermedad cardiovascular en el año 2025 mediante el control de los principales factores de riesgo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario