sábado, 6 de diciembre de 2014

La Ciencia, sigue venciendo al virus del ébola.

Félix Báez con su esposa y su hijo. Foto: Ismael Francisco/ CubadebateFÉLIX BÁEZ SARRÍA
El médico cubano atendido en Ginebra regresó a su país tras superar el ébola y dice que regresará a Africa occidental a terminar lo que inició.
Félix Báez (a la derecha) con su esposa Vania Ferrer, y su hijo Félix Alejandro. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate
EFE Ginebra, Suiza

El Hospital Cantonal de Ginebra, que atendió al médico cubano que contrajo ébola en Sierra Leona, confirmó ayer que el facultativo se ha curado y viajó a Cuba para reunirse con su familia.
Tras ser trasladado de urgencia desde Freetown, Félix Báez Sarría fue hospitalizado el 21 de noviembre en ese centro, que corroboró que estaba infectado con el virus del ébola, del que se han reportado más de 17.000 casos en África Occidental, de los que más de 6.000 han fallecido.

El brote de esta enfermedad empezó en Guinea Conakry el pasado diciembre y la epidemia se declaró en marzo.
El Hospital Cantonal de Ginebra atendió al facultativo cubano a petición de la Organización Mundial de la Salud (OMS), una de las principales instituciones que coordina la ayuda para los países afectados por la epidemia del ébola.
El médico estuvo hospitalizado 16 días en una habitación especial aislada del resto del complejo sanitario y su atención movilizó a medio centenar de profesionales sanitarios voluntarios y entrenados para ello.
Según un comunicado del centro, los últimos análisis realizados esta semana, que fueron confirmados dos veces, indicaron que Báez estaba curado y que por tanto podía abandonar el hospital sin ningún riesgo.
Ayer el ministerio de Salud Pública de Cuba ya informó de que Báez Sarría superó el ébola y que regresaría a la isla en cuanto fuese dado de alta en el hospital suizo donde fue tratado.
"La recuperación, confirmada por exámenes de laboratorio avanzados, permiten al paciente abandonar nuestro país y viajar sin ningún temor de contagio", aseguraron ayer las autoridades sanitarias de Ginebra.
El médico cubano había llegado a Suiza en un estado que el equipo médico consideró grave y sumamente débil, por lo que se le administraron simultáneamente dos tratamientos experimentales.
El primero fue el medicamento ZMab, una versión mejorada del Zmap -primer tratamiento administrado a extranjeros que se contagiaron de ébola en África Occidental-, que tenía la ventaja de ser mejor tolerado y con menor riesgo de alergias.
Ese producto fue complementado con un antiviral homologado en varios países para el tratamiento de la gripe, que todavía no se comercializa.
El hospital suizo indicó que al ser dado de alta, Báez expresó su reconocimiento al equipo que le atendió de forma voluntaria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario