martes, 30 de diciembre de 2014

El aumento del crédito , síntoma de enfermedad en la salud financiera.

carteraPolítica crediticia cambió en 2014; hizo énfasis en préstamos al sector privado

El año 2014 marcó un importante giro en la política crediticia del país. El aumento de los créditos se dirigió al sector privado, mientras que el crédito al sector público bajó significativamente.
Los préstamos del sistema financiero al sector público han descendido en lo que va de año en 23.6 por ciento, al bajar de 87,650.4 millones de pesos en diciembre de 2013, a 66,913.4 millones al 19 de diciembre en curso.
El año pasado se habían incrementado en 31.9 por ciento y en 2012 en un astronómico 92.2 por ciento.
Ese incremento que en años anteriores se venía presentando en los préstamos al sector público llegó a causar preocupación al Fondo Monetario Internacional (FMI).
Un informe emitido por el FMI en el marco de la consulta bajo el Artículo IV, realizada por la misión del organismo financiero internacional que visitó el país entre 17 y el 28 de junio de 2013, recomendó “contener los préstamos del sistema financiero al sector público”.
Aunque no hacía mención específica a ningún banco, era obvio que se refería al Banco de Reservas, pues se estima que ese banco estatal concede el 91.4 por ciento de los préstamos que confiere el sistema financiero al sector público.
Pero la situación cambió con la llegada al Banco de Reservas de su actual administrador, Enrique Ramírez Paniagua, quien desde el principio estableció una política de enfocar el crédito hacia el sector privado.
Los resultados han sido sorprendentes, pues los préstamos al sector privado, que solo se habían incrementado en 5.6 por ciento en 2012, aumentaron en 15.2 por ciento en 2013 y en lo que va de año el incremento ha sido de 19.2 por ciento.
Esto quiere decir que al bajar los préstamos al sector público el Banco de Reservas ha dispuesto de más recursos para prestar al sector privado y aumentar, en consecuencia, la rentabilidad del banco, la cual estaba por debajo de la exhibida por los bancos privados que prestan prácticamente todos sus recursos al sector privado. Esto ha cambiado y ahora el Banco de Reservas exhibe altas utilidades.
Varios meses después de iniciar el cambio en la política crediticia, el administrador del Banreservas declaraba que el FMI se mostró complacido con el cambio dado en la cartera de préstamos al Gobierno, que disminuyó, mientras que la otorgada al sector privado incrementaba.
La cartera de préstamos al Gobierno era de un 53 por ciento y la destinada al sector privado un 47 por ciento, pero la situación comenzó a cambiar y hoy la relación es inversa: alrededor del 60 por ciento de la cartera del Banco de Reservas se destina al sector privado y solo alrededor del 40 por ciento va al Gobierno.
Esto se ha reflejado en las cifras del Banco Central para todo el sistema financiero, pues de los 769,849.8 millones de pesos que la banca había prestado al 19 de diciembre en curso, solo el 8.7%, es decir 66,913.4 millones, había sido destinado al sector público.
En cambio, al sector privado había destinado el 91.3 por ciento de los créditos, equivalente a RD$702,936.3 millones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario