viernes, 12 de septiembre de 2014

Una de cada 10 niñas ha sufrido abusos antes de cumplir los 20 años


UNICEF Informe mundial

Una de cada 10 niñas ha sufrido abusos antes de cumplir los 20 años

  • Niñas hindúes leen libros sagrados durante el Festival de Navratri...UNICEF presenta la mayor recopilación de datos sobre violencia infantil

  • Los niños se enfrentan a abusos sexuales, homocidios, bullying y disciplina violenta


Niñas hindúes leen libros sagrados durante el Festival de Navratri en la India. RAMINDER PAL SING

"La violencia es una constante en las vidas de los niños del mundo de los más diversos orígenes y las más variadas circunstancias". Así lo refleja el informe Ocultos a plena luz, con el que UNICEF pretende poner cifras a la violencia contra los niños en todo el mundo. Los datos revelan que los abusos sexuales siguen siendo una gravísima amenaza para la infancia, a los que hay que sumarles los homicidios, el bulliyng y la disciplina violentaSe trata del informe más exhaustivo que se haya publicado hasta la fecha sobre abuso infantil, un tema muy complicado de investigar por lo incómodo que resulta para víctimas y agresores. "A ningún país le gusta hablar de esto", señala en conversación con EL MUNDO Paloma Escudero, directora de comunicación de UNICEF. Precisamente por eso, desde la organización advierten que los datos representan una estimación mínima de la magnitud del problema:"Las cifras son aterradoras y devastadoras, pero también incompletas", reconoce.

Esas cifras, por citar sólo algunas, son que 120 millones de niñas en todo el mundo han sufrido abusos sexuales, que una quinta parte de los homicidios en nuestro planeta son de niños y adolescentes, que uno de cada tres niños sufre acoso escolar y que seis de cada diez sufre castigos físicos por parte de sus cuidadores. Los niños sufren estos abusos de manos de sus familiares, sus parejas, sus maestros y vecinos, así como de extraños y otros niños.
"La violencia contra la infancia es algo que está omnipresente", dice Escudero, que señala que ésta se da independientemente de las circunstancias económicas, sociales, culturales, étnicas o religiosas. Y los datos así lo confirman: una de cada 10 niñas ha sido violada o asaltada sexualmente en los primeros 20 años de su vida. En países como la República Democrática del Congo, la prevalencia de la violencia por parte de la pareja es del 70%.
"El problema de la violencia -explica Escudero- es que en muchos sitios está aceptada socialmente". Es por esto que la mayoría de las víctimas la mantiene en secreto y no solicita ayuda. Concretamente, siete de cada 10 niñas de entre 15 y 19 años que han sufrido abusos alguna vez nunca han pedido ayuda, ya que muchas ni siquiera se percataban de que sufrían una forma de violencia. Y es que, tal y como refleja el informe, existe un grave problema en la justificación de los abusos: casi la mitad de las niñas -unos 126 millones- creen que en algunas ocasiones está justificado que los hombres peguen a su pareja.
Cabe destacar el círculo vicioso de la violencia, que se transmite de una generación a la siguiente. "El niño que sufre abusos tiene más probabilidades de reproducir esa conducta", cuenta Escudero. El informe hace especial hincapié en la importancia de la educación, señalando que los adultos que han recibido poca o ninguna tienden a creen en la necesidad del castigo físico en mayor medida que los que sí la tienen, algo que se da en el 51% de las madres de Yemen que nunca han ido a la escuela.
Pero la violencia contra los niños no se produce sólo en los países en desarrollo. Tal y como explica Escudero, los países con altos ingresos tampoco se libran de esta lacra: es así como el 38% de los adolescentes daneses ha sufrido agresiones psicológicas por parte de sus padres en el último año. En nuestro país, el 55% de los padres encuestados reconoce haberle dado una bofetada en la cara a su hijo alguna vez, el 7% haberlos golpeado con algún objeto y el 4% haberles dado una paliza (porcentaje que en Francia asciende al 12%). "España es un país más, el principal problema es que éste es un tema que no se ha puesto sobre la mesa", opina Escudero.
Otro gran problema para los niños en los tiempos que corren es elciberacoso. En Suiza, por ejemplo, la forma más común de violencia tanto para las niñas como para los niños es la victimización a través de Internet. "Una niña que está siendo ciberacosada en Madrid no se da cuenta de que su acosador está en Vigo, para ella está en la puerta de su casa y eso la aterroriza", explica Escudero.
La organización también pone el foco en los colegios, ya que elbullying representa un serio problema para muchos adolescentes y niños del mundo. Se trata de una violencia "de par a par", esto es, de niño a niño: uno de cada tres estudiantes de entre 13 y 15 años en todo el mundo sufre acoso escolar, y en España, el 20% de los adolescentes de entre 11 y 15 años ha admitido haber acosado a compañeros de clase en los últimos meses.
Como se observa, la violencia contra la infancia tiene distintas formas, aunque en todas ella se cumple una constante: que se produce en entornos en los que los niños deberían sentirse seguros (sus comunidades, sus casas o sus escuelas). ¿Y qué consecuencias tiene para los niños haber sido víctimas de violencia durante su infancia o adolescencia? "Es algo que les afecta de por vida, a nivel físico y a nivel psicológico. De hecho, este informe ha demostrado que se pueden observar secuelas en niños que nacen de madres que han sido maltratadas durante el embarazo", apunta Escudero.
Pero el objetivo de UNICEF con esta publicación va más allá de poner los datos sobre la mesa, señala su directora de comunicación. "No queremos que estas cifras nos paralicen, tenemos que pasar a la acción y para ello hacemos una serie de recomendaciones a los países afectados", explica Escudero.
La primera es educar y apoyar a las familias, ya que la educación se ha revelado como algo decisivo en este asunto. La segunda es informar a los niños y adolescentes sobre dónde pueden pedir ayuda. Además, proponen trabajar en los colegios con profesores, niños y padres. "Todo tiene que hacerse a nivel municipal, la gente no va a ir a la capital a denunciar", explica Escudero.
"También es importante el cambio político, que los Gobiernos establezcan como prioridad la lucha contra la violencia hacia los niños", señala Escudero a este periódico, apuntando el ejemplo de China, que se ha marcado este objetivo para los próximos cinco años. La siguiente recomendación es un cambio en la legislación, ya que sólo el 8% de los países tienen prohibido en sus leyes el castigo corporal a los niños (entre ellos España). "La impunidad es un auténtico problema: sólo el 3% de los casos denunciados acaban en juicio", explica Escudero.
Finalmente, es necesario recopilar datos sobre el tema para poder tener estadísticas que diagnostiquen la situación en cada momento. "El objetivo es sacar a la luz el maltrato, y para eso hay que investigarlo, porque lo que no se investiga no se ve", concluye Paloma Escudero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario