domingo, 10 de agosto de 2014

Alternativa Natural para el virus del Èbola,Generar anticuerpos(inmunoglobulinas ´´ IgA, IgD, IgE,IgG e IgM´´. )

SALUD Infección por ébola

Una semana vital para la recuperación del padre Miguel

  • Imagen de archivo del padre Miguel Pajares delante del Hospital de San...El virus del ébola se multiplica muy rápido y bloquea las defensas del cuerpo

  • Tratar los síntomas permite ganar tiempo para que se generen anticuerpos

Imagen de archivo del padre Miguel Pajares delante del Hospital de San José en Monrovia. Efe


  La situación del padre Miguel Pajares es delicada. Según ha podido saber EL MUNDO, su estado ha empeorado en las últimas horas y se encuentra semiinconsciente. A medida que pasan las horas y los días existen más probabilidades de que supere esta agresiva enfermedad. Sin embargo, todos los expertos consultados por este periódico son muy precavidos a la hora de dar un posible pronóstico pues existen muchos factores que pueden condicionar su evolución.
El virus ébola ataca en primer lugar a las células dendríticas, macrófagos y monocitos, es decir, aquellas que forman parte de la primera línea de defensa del cuerpo humano. Ese ataque da lugar a los primeros síntomas: fiebre, cuadro gripal, etc. que los habituales en una infección vírica y los que presenta Miguel. A partir de ahí, el ébola se dirige a otros órganos como el hígado, riñón, bazo o glándulas suprarrenales. Sin embargo, los síntomas o complicaciones más graves aparecen como consecuencia de su acción múltiple sobre el sistema inmunitario.
Cuanto más contacto haya tenido el padre con fluidos infectados por el ébola, mayor será su carga viral y la velocidad con la que el patógeno se multiplique en su organismo. "Si hay mucha cantidad de virus, el sistema inmunitario no va a poder hacer nada. Si no es muy alta, podrá defenderse. Pero hay que tener en cuenta la genética de cada individuo. Hay personas que sus mecanismos de defensa son muy fuertes y el organismo puede combatir mejor la infección", explica Juan García de Lomas, jefe del Servicio de Microbiología del Hospital Clínico Universitario de Valencia.
La enfermedad cardiovascular que sufre el padre puede no ser determinante para combatir el virus pero, ante una infección grave, una persona con una patología previa tiene peor pronóstico.
Debido a la elevada cantidad de virus que puede haber en el cuerpo, los pacientes deben estar ingresados en una habitación con presión negativa, como las que tiene el Hospital Carlos III donde permanece Miguel, con un flujo de ventilación individual y con una sala previa para que, cuando se abra la puerta, no cambien las presiones. "Esto asegura un nivel de contención máximo para evitar que, tras un vómito o una hemorragia, el virus quede momentáneamente aerosolizado en el ambiente y pase a otro sitio", aclara José Luis del Pozo, especialista en la unidad de Enfermedades Infecciosas de la Clínica Universidad de Navarra.
La carga viral y el estado del paciente influyen en la rapidez con la que avanza la enfermedad y esa velocidad es clave, pues el cuerpo humano puede no tener tiempo para generar anticuerpos, que son células que fabrica específicamente para luchar contra el virus. Además, el daño generado en la primera línea de defensa da lugar auna gran respuesta inflamatoria que por sí misma puede producir un cuadro similar al que se da cuando hay una grave infección en la sangre. A esto hay que sumar la muerte de los linfocitos, que ocurre a medida que el patógeno se multiplica, y la inhibición de la respuesta innata inmunitaria, una tercera vía defensiva.
Por eso se habla de que la primera semana es crucial, porque el virus es capaz en pocos días de derrumbar las defensas del organismo sin que éstas puedan reaccionar. Pero parece que la evolución del sacerdote está siendo buena. Sin hacer público el parte médico de Miguel, ayer José María Viadero, director de Juan Ciudad ONGD, la organización que ha estado gestionando su regreso, se mostraba optimista respecto a la evolución del religioso afirmando que "el padre está bien, está controlado, tenemos esperanzas" en que se recupere, informa Mara Martín Matilla.
A pesar de que las hemorragias parecen el mayor peligro para pacientes como el sacerdote toledano, Mikel Martínez, microbiólogo del Hospital Clínic de Barcelona cuya tesis doctoral se basó en el virus del ébola y que ha estado trabajando durante más de cuatro años en un laboratorio de alta seguridad de Lyon (Francia) donde experimentan con el virus en animales, explica que "la mayoría de los afectados no sufre hemorragias evidentes. Lo que ocurre es que el ébola genera una alteración de la coagulación y esto da lugar, además de microsangrados, a la formación de pequeños coágulos en muchos sitios. Además, se produce un aumento de la permeabilidad vascular [la pared de los vasos sanguíneos es permeable y sale líquido] lo que da lugar a un desequilibrio que puede terminar enshock".
Los expertos coinciden en que las posibilidades de sobrevivir aumentan a medida que va pasando el tiempo. "La mayoría de las muertes ocurren entre la primera y segunda semana. Pero esto no se puede aplicar a todos los pacientes, porque además también depende de la estructura sanitaria con la que cuenten, ya que a mayor soporte más tiempo tiene el organismo para que desarrolle anticuerpos", señala Martínez.
Además de la medicación para bajar la fiebre y el suero para hidratar, al padre Miguel se le pueden administrar otros tratamientos en función de las complicaciones que surjan. "Para evitar o contrarrestar las hemorragias o los problemas de coagulación, se le puede inyectar factores de coagulación y hacerle transfusiones de hematíes o de plaquetas. Si hubiera un fracaso renal, se le podría dializar", explica García de Lomas. Pero el problema más temido por los médicos es un fallo multiorgánico. En ese caso poco se podrá hacer

No hay comentarios:

Publicar un comentario