jueves, 19 de junio de 2014

Día del cuerpo de Cristo,

Festividad
  • Rvdo. Padre Luis Rosario. Explica que el Día de Corpus Christi permite que los feligreses se reúnan para recibir el “Cuerpo del Señor”.
El Día de Corpus Christi es una celebración que une a las familias
Gissel Taveras Santo Domingo
Hoy es Día de Corpus Christi. Se reconoce, por tanto, la presencia de Jesús como hijo de Dios en el mundo. Es una fecha ideal también para unir a las familias y ayudarlas a que tengan una mayor conciencia de lo que significa esta celebración. Así lo explica el padre Luis Rosario, coordinador de la Pastoral Juvenil de la Iglesia Católica.
Sostiene que este día es una conmemoración o sacramento que instituye la Iglesia con la eucaristía, en la que sus seguidores pueden acercarse un poco más a la sanidad y a la fe.
“La vida de la Iglesia católica gira en torno a la eucaristía -dice-. El Día de Corpus Christi permite que los feligreses se reúnan para recibir el ‘Cuerpo del Señor’, como se le llamaba a esa actividad anteriormente. Esta fecha coincide con la participación que se lleva a cabo todos los jueves durante la última cena, al convertir Jesús el pan y el vino en su cuerpo y en su sangre”.
Es una oportunidad para que los fieles y los que no están en los caminos de Jesús puedan conciliar sus creencias y reinventarse cada día. También es una forma de crecimiento de la Iglesia y de fortalecer las enseñanzas que dejó Jesús, aclara Rosario.
La celebración de este día se lleva a cabo el jueves posterior a la solemnidad de la Santísima Trinidad, que, a su vez, tiene lugar el domingo siguiente al Pentecostés.
“Cuando se está en los caminos de Jesús se pueden evitar muchos problemas que dañan a la sociedad. De ahí la relevancia de aportar a su desarrollo con valores positivos, algo muy importante en la vida religiosa”, explica el sacerdote.
En la arquidiócesis de Santo Domingo se realizarán varios eventos con la unión de diferentes casas pastorales, en donde los jóvenes podrán participar y conocer más sobre ese día.
“Desde hace varios años acudo a la iglesia a celebrar la procesión del Corpus Cristi. Es grandiosa la procesión con el pan de Cristo consagrado, que simboliza el cuerpo, y la sangre que representa el vino. Es una forma de tener un acercamiento con Dios. El recorrido por las calles estrechas de Cristo Rey es inolvidable, bajo el sol y lluvia, si hubiese. Para mí es una de obligación hacer el recorrido todos los años, ya que le debo mucho al Señor”, reconoce con entusiasmo.
Muchos esperan ese día para hacer promesas a Jesus. Así piensa María Dolores Capellán, miembro de la Iglesia de Cristo Rey.
Mitos
Existe una creencia muy difundida y es que algunos consideran que ese día un buey habló, ya que como no se trabaja, el amo irrespetó ese sacramento. Por eso, el animal le recordó que lo respetara, reprochándole que ni siquiera ese día descansara. Sin embargo, esta leyenda es negada por representantes de la Iglesia católica.
Origen
El propio Jesucristo celebró el Corpus Christi (el cuerpo de Cristo) la noche del Jueves Santo, mientras estaba junto a los doce discípulos en la Última Cena.
De acuerdo con historiadores, la fiesta surgió en la Edad Media, cuando en 1208 la religiosa Juliana de Cornillon promueve la idea de celebrar una festividad en honor al cuerpo y la sangre de Cristo presentes en la eucaristía. Así, se celebra por primera vez en 1246 en la diócesis de Lieja (Bélgica).
En el año 1263, mientras un sacerdote celebraba la misa en la iglesia de Bolsena Italia, al romperse la hostia consagrada, brotó sangre. Este hecho milagroso, muy difundido y celebrado, dio un impulso definitivo al establecimiento de Corpus Christi como fiesta litúrgica. Fue instituida el 8 de septiembre de 1264 por el papa Urbano IV.  
Transformación de la conmemoración
A Santo Tomás de Aquino se le encarga difundirla con su obra “Oficio y misa del Corpus”, además de componer himnos eucarísticos para la fiesta, como el “Pange Lingua”. En el año 1316, Juan XXII introduce la Octava con exposición del Santísimo Sacramento. Pero el gran espaldarazo vendrá dado por el papa Nicolás V, cuando, en la festividad del Corpus Christi del año 1447, sale procesionalmente con la Hostia Santa por las calles de Roma. En muchos lugares es una fiesta de especial relevancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario