jueves, 3 de abril de 2014

V I H Y EL CORAZÒN

Las personas con VIH deben vigilar de cerca su corazónEL MUNDO | PFIZER



Imagen del corazón, venas y arterias.Ser seropositivo aumenta el riesgo de presentar enfermedad arterial coronaria (CAD, de sus siglas en inglés),que implica más posibilidades de padecer angina o infarto de miocardio. Así concluye un estudio publicado hoy en Annals of Internal Medicine, que pone de manifiesto el único lado oscuro de la larga supervivencia actual de los pacientes infectados por VIH: la posibilidad de que sufran otras enfermedades crónicas que requieran también de cuidados médicos.
El trabajo ha examinado a casi 1.000 hombres que tienen sexo con hombres y que participaban en otro estudio multicéntricos, el Multicenter AIDS Cohort Study (MACS). De ellos, 610 son seropositivos y 383 no están infectados por el virus.
Para llegar a sus conclusiones, los investigadores dirigidos por la cardióloga Wendy Post, de la John Hopkins University, midieron la presencia y extensión de placa coronaria y la estenosis (oestrechamiento anormal de los vasos sanguíneos), además de determinar el grado de calcificación de la placa coronaria en caso de haberla.
Para ello, realizaron una angiografía con TAC y demostraron que la placa coronaria no calcificada era más prevalente y de mayor tamaño en los pacientes seropositivos, lo que sugiere un mayor riesgo de ataques cardiacos. Además, se vio que este mayor riesgo era independiente de otros factores de riesgo cardiovasculares, como el tabaco, el colesterol o la presión sanguínea.
La autora principal del estudio explica a EL MUNDO que, a partir de este trabajo, hay un mensaje claro para los pacientes seropositivos: "Deben conocer sus cifras de riesgo cardiovascular y, sobre todo,dejar de fumar si lo hacen". En este sentido, la experta también recomienda una mayor relación entre los especialistas en el manejo de la infección por VIH y los médicos de atención primaria para "asegurarse de que los pacientes son cribados adecuadamente sobre sus factores de riesgo cardiovascular y, si es necesario, tratados".
La cardióloga del Hospital La Paz de Madrid Nieves Montoro opina que el trabajo estadounidense es "interesante y metodológicamente correcto, con un buen tamaño muestral". Montoro es la primera firmante de una investigación similar cuya línea cardiovascular está dirigida por Gabriela Guzmán, también del hospital madrileño, que se presentó en el último congreso EuroEcho-Imaging, celebrado en Turquía el pasado mes de diciembre y fruto de la colaboración de los servicios de Cardiología y Medicina Interna del centro.
En el trabajo español se ha observado a más de 80 pacientes seropositivos y se ha concluido que existe una mayor prevalencia de enfermedad cardiaca estructural. Para llegar a esta conclusión, los investigadores utilizaron ecocardiografía, una técnica distinta a la usada por los estadounidenses y que analiza la presencia de patología en los ventrículos izquierdo y derecho del corazón, además de la existencia de hipertensión pulmonar.
"La duda que tenemos es si este efecto es solo debido al largo uso de terapia antirretroviral de alta eficacia o a la propia acción inflamatoria del virus, aunque esté indetectable", señala a este diario.
Como su colega estadounidense, Montoro subraya que los pacientes seropositivos han de seguir un control muy estricto de sus factores de riesgo cardiovascular. "No se trata solo de buscar qué fármacos antirretrovirales reducen ese riesgo sino de hacer una prevención importante de dichos factores", concluye la cardióloga, que señala como, por ejemplo, en el trabajo de la John Hopkins University se observa una prevalencia del tabaquismo del 30% en los seropositivos

No hay comentarios:

Publicar un comentario