miércoles, 5 de marzo de 2014

Lo perfecto es inhumano.


Quería verse “perfecta” y encontró la muerte

Beverly Ann Brignoni, de 28 años, falleció a causa de una embolia pulmonar luego de someterse a una cirugía estética en República Dominicana

ANTO DOMINGO.-Ann Brignoni, la puertorriqueña de 28 años que murió horas después de someterse a una lipoescultura en la República Dominicana, solo quería verse “perfecta”, el acta de defunción dice que sufrió una embolia masiva del pulmón.
“Beverly Ann viajó el 19 de febrero por la noche desde Nueva York, donde vivía, hasta Santo Domingo. Al otro día, a las 7:30 de la mañana ya estaba en un quirófano del Centro Médico Vista del Jardín”, informa hoy el digitalprimerahora.com de Puerto Rico.
Indica que los familiares de la joven dicen que no se darán por vencidos hasta saber qué provocó su muerte.
“Hay una investigación abierta. Contratamos un abogado que nos está ayudando con eso. Todavía estamos en el proceso de lidiar con todo esto, que es bien fuerte, pero definitivamente queremos descartar que haya sido algún error que se pudo evitar”, dijo la madrina Bernadette Lamboy.
Lamboy dijo a primerahora.com que en caso de que haya habido negligencia, tomarán acciones legales.
“Lo único que le requirieron antes de la operación fue un chequeo de sangre. Pero yo entiendo que debieron pedirle más. También me parece que fue un error que la operación fuera así tan rápido después que llegó, uno tiene que estar en calma”, lamentó  la señora.
Beverly Ann gozaba de buena salud, resalta Lamboy.

Pagó 6,300 dólares

Beverly Ann, quien deja huérfana a una niña de 4 años, pagó $6,300 por el procedimiento, indica primerahora.com.
“Esta clínica cobraba más que otras porque era un poquito más exclusiva, y ella pensó que era más segura. Ella conocía a dos o tres personas que se habían sometido (a operación) con ese doctor también. Él no ha tenido muertes, la primera fue la de mi ahijada”, indicó.
El verano del año pasado, autoridades sanitarias emitieron una alerta por seis casos de infección causada por la bacteria Mycobacterium abscessus, contraída por mujeres que se sometieron a cirugía cosmética en diversas clínicas de Quisqueya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario