miércoles, 26 de marzo de 2014

El embarazo , la obesidad y el sobrepeso.

¿Cuándo hay que perder peso tras el embarazo?


MADRID. (elmundo.es). “Ha recuperado su figura en un tiempo récord”, “casi no se le nota que acaba de convertirse en mamá”. Estas dos frases son sólo dos ejemplos de lo que se escucha habitualmente sobre las celebrities que acaban de convertirse en madres, pero no dejan de poner de manifiesto que la recuperación del peso ganado en un embarazo es algo que preocupa a las mujeres.
Un estudio publicado en la última edición de la revista Diabetes Care da la razón a esta preocupación, pero con una salvedad. Aunque el exceso de peso tras el parto incrementa el riesgo de la madre de sufrir diabetes y los problemas cardiovasculares asociados, esto sucede un año después del alumbramiento, lo que lleva a los expertos a matizar el consejo. Aunque es obvio que las madres han de intentar volver a su figura anterior al embarazo, esto no ha de ser tan rápido como parecería sugerir la conducta de las famosas.
El endocrino del Hospital Clínico de Madrid Lucio Cabrerizo aclara en primer lugar que “como en cualquier aspecto de la medicina” siempre es preferible la prevención que la actuación posterior para perder peso. Así, el experto recomienda ajustarse a la “ganancia ponderal” recomendada y lógica durante la gestación, que suele fijarse en alrededor de 10 kilos. Además, esta ganancia se ha de concentrar más en el primer trimestre y espaciarse en los otros dos.
“El embarazo no es el momento adecuado para perder peso”, subraya el especialista que advierte que tampoco lo es el periodo de lactancia materna, una práctica que hay que recomendar. De hecho, este especialista recomienda incrementar la ingesta de calorías durante la lactancia, aunque siempre de forma equilibrada.
Para el jefe del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Gregorio Marañón, Luis Ortiz Quintana, “se ha de volver a la figura original en un periodo razonable” y, “si la mujer no lo consigue por sí sola, hay que ayudarse con dieta y ejercicio”. Sin embargo, ese “esfuerzo dietético” necesario para disminuir esos kilos de más, no ha de comenzar ni durante la cuarentena (el periodo de 40 días inmediatamente posterior al parto) ni cuando la lactancia es la única fuente de alimentación del bebé, periodo en el que el experto recomienda cambiar la leche desnatada (óptima durante el embarazo) por su versión entera.
Pero, una vez pasada esa época, sí hay que recuperar el peso. “Si la mujer vuelve después a quedarse embarazada y no lo ha logrado, va a tener problemas y más riesgo de diabetes postgestacional, entre otras cosas”, apunta Ortiz Quintana. El ginecólogo cree que recetas tan sencillas como usar plato de postre y hacer ejercicio, “aunque sea andar a paso rápido”, deberían bastar para conseguir el objetivo.
En la práctica deportiva incide también Cabrerizo. “Lo ideal es el ejercicio físico junto con la racionalización de la alimentación”, apunta e insiste en que esta última ha de se variada. Aprovecha este endocrino para desmentir el mito de que si no se consigue adelgazar en un año, nunca se va a conseguir recuperar la figura anterior al parto. “Eso no es cierto, pero sí lo es que cuanto más se tarda en ponerse a ello, más pereza da”, concluye.
El estudio recién publicado en Diabetes Care siguió a 305 mujeres durante su embarazo y a lo largo del año posterior. Tres cuartas partes de las participantes perdieron al menos parte del exceso de peso ganado durante el embarazo y mostraron niveles saludables de colesterol y tensión arterial. Por el contrario, una cuarta parte no lo logró y el fracaso se vio reflejado en un empeoramiento de los factores de riesgo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario