lunes, 17 de febrero de 2014

Los enfermos pobres mueren ràpido por ser pobres enfermos.


98% de los pobres con problema renal mueren en 2 años 
El doctor Gregorio Leonardo Sánchez afirma que la carga económica del tratamiento es insoportable y de por vida 

Cerca del 98% de los pacientes con insuficiencia renal crónica que están en el régimen subsidiado del sistema nacional de la seguridad social mueren antes de los dos años debido a los altos costos del tratamiento de hemodiálisis.

La afirmación es del nefrólogo Gregorio Leonardo Sánchez Leguisamón, quien dijo que los pacientes con insuficiencia renal crónica y sus familiares viven hoy día una verdadera tragedia debido a que saben que cuando se cae en esa condición y no se tiene dinero para el tratamiento la muerte está a la vuelta de la esquina.


Al respecto, demandó del gobierno la implementación de una política de salud pública dirigida a garantizar que los pacientes pobres puedan llevar su tratamiento sin mayores dificultades, ya que la tendencia es que en los próximos años aumente de forma considerable el número de pacientes renales crónicos.

Observó que una sesión de hemodiálisis ronda los RD$6 mil, por lo que los  paciente tienen que pagar el 20% total del costo del tratamiento de diálisis, unos RD$3,000 semanales de por vida, sin contar con los medicamentos, o hasta que sean trasplantados.

Tendencia a aumentar
El nefrólogo Sánchez Leguisamón dijo que aparentemente las autoridades no han tomado en cuenta que el número de pacientes renales crónicos apunta a dispararse en los próximos años.

A su juicio, el cuadro es casi apocalíptico, ya que “las estadísticas dicen que el 12% de la población dominicana es diabética y que el 27% es hipertensa, y dentro de ésta el 55% de los que pasan de 50 años, y esas dos patologías son, precisamente, las dos primeras causas de insuficiencia renal crónica en el país”.

A seguidas señaló que “El problema está en que de cada 100 diabéticos el 45% desarrolla insuficiencia renal crónica, y lo mismo sucede con el 25% de los hipertensos”.

Hospitales limitan tratamiento
Dijo que debido a la alta carga del Senasa, los hospitales públicos limitan las sesiones de hemodiálisis, lo que va en detrimento del paciente que no puede pagar alrededor de RD$5,000 por sesión que cuesta en un centro privado.

Al respecto, demandó del Gobierno la implementación de una política de salud pública dirigida a garantizar que los pacientes pobres puedan llevar su tratamiento sin mayores dificultades, ya que la tendencia es que en los próximos años aumente de forma considerable el número de pacientes renales crónicos.

“La República Dominicana está compelida a adoptar una verdadera política de solidaridad para con los pacientes renales crónicos, pues increíblemente en este país de cada 100 pacientes en esas condiciones que tengan que valerse del régimen subsidiado, 98 se mueren antes de cumplir los dos años de tratamiento”, apuntó.

Señaló que el caso es distinto en los pacientes ricos o los que tienen seguros en el régimen contributivo, los cuales pueden desarrollar sus actividades cotidianas con normalidad y pueden sobrevivir largos años.

“El problema es que para poder ofrecer el tratamiento de diálisis Salud Pública ha implementado un sistema de comodato, es decir, que compañías internacionales instalan las máquinas y Salud Pública les compra los materiales, y por eso los sillones no alcanzan, y como no hay espacio para cubrir la demanda les dan menos tiempo de hora a los pacientes, y por consecuencia de eso la mayoría de los pacientes se mueren y no llegan a pasar los dos años de tratamiento de diálisis, cuando las estadísticas internacionales es que solo muera del 8 al 13%”, subrayó.

Carga económica de por vida
Sin embargo, luego de ser trasplantado el tratamiento continúa con los inmunosupresores, lo que significarían alrededor de RD$35 mil mensuales, “o sea que la carga económica, que es muy elevada, nunca termina”.

Sánchez Leguisamón, quien dirige el centro “Nephron Diálisis S.R.L.” que funciona en Santo Domingo, Higüey y Bávaro, recordó que la mayoría de los pacientes de insuficiencia renal crónica son de clase económicamente deprimida. 

“Imagínense que la insuficiencia renal crónica tiene tres tratamientos, que son la terapia de hemodiálisis, tres veces por semana, la diálisis ambulatoria o peritoniales, contigua ambulatoria, y la trasplante, y para mantener el riñón vivo hay que disponer de al menos RD$35 mil al mes”.

Pacientes se quejan de hospital
La semana pasada, la Asociación de Pacientes Renales Sendero de Vida se quejó de la mala atención que reciben los pacientes renales en los hospitales públicos, sobre todo el Padre Billini.

La institución dijo que en el Padre Billini se atienden más de 250 pacientes, que no reciben las atenciones debidas, y al respecto anunció que sometió por ante el Senado de la República un anteproyecto de ley destinado a la creación de un patronato que administre y dirija el centro asistencial.

Eddy Castillo dijo que el proyecto fue sometido a la Cámara alta el pasado 22 de enero a través del senador Rubén Darío Ruiz

Así lo informó Eddis Castillo, presidente de la Asociación, quien observó que ante las dificultades que confrontan los pacientes renales por la falta de medicamentos, equipos de diálisis obsoletos y poca higiene, se hace necesario crear un patronato de dirección y administración del hospital que garantice un servicio más humano, justo y efectivo, no solo para los pacientes renales, sino para el resto de los internos. 

Castillo afirmó que actualmente los servicios de diálisis del centro de salud “son muy malos” y que no han mejorado a pesar de las inversiones millonarias del Gobierno para brindar un servicio de calidad, “al contrario, faltan sillones y los materiales siempre escasean”. l

Estadísticas
A nivel internacional los números dicen que la mortalidad en pacientes renales cónicos es de entre 8% y 13%, y aquí muere el 98%”.

Patronato
Todos los directores y administraciones del hospital padre Billini han fracasado, y por eso ese centro debe ser asumido un patronato”.

Presión alta causa enfermedad renal

El doctor Gregorio Leonardo Sánchez Leguisamón destacó que la insuficiencia renal crónica “es la condición que se produce por el daño permanente e irreversible de la función de los riñones. A nivel mundial, las causas más frecuentes de insuficiencia renal crónica son la diabetes, la hipertensión, las enfermedades obstructivas de las vías urinarias, como cálculos y tumores”. 

Dijo que la insuficiencia renal crónica puede resultar de la complicación de una gran cantidad de enfermedades del riñón, tales como nefropatía o enfermedad de Berger, enfermedades inflamatorias de los riñones, pielonefritis crónica y retención urinaria, y el uso de medicamentos tóxicos para el riñón (especialmente medios de contraste y algunos antibióticos). La insuficiencia renal terminal es la última consecuencia, en la cual generalmente la diálisis se requiere hasta que el paciente sea trasplantado. - 

No hay comentarios:

Publicar un comentario