sábado, 1 de febrero de 2014

La Palabra Diaria, DEJAR IR, sàbado,1 de febrero, 2014.


DEJAR IR.
Con valentía dejo ir y confío en Dios.
     Aferrarme a lo familiar quizás sea más cómodo que enfrentar lo desconocido. El cambio puede darme temor. Sin embargo, al ver mi vida en retrospectiva, me doy cuenta de que mis avances ocurrieron cuando estuve dispuesto a dejar ir lo  habitual, aceptar cualquier incomodidad temporal y probar algo nuevo.
     Con esto en mente, hago a un lado cualquier ansiedad acerca del cambio y confío en Dios. Dejo ir las expectativas de los demás y sigo mi llamado interno. Suelto la manera antigua de hacer las cosas y permito que Dios guíe el camino hacia lo nuevo.
Dejo ir el temor y avanzo con fe. Al dejar ir y dejar a Dios actuar, veo que mi vida se desenvuelve de maneras nuevas y emocionantes.
Señor, dame a conocer tus caminos; ¡Enséñame a seguir tus sendas!- Salmo 25:4


No hay comentarios:

Publicar un comentario