lunes, 10 de febrero de 2014

`La Palabra Diaria, CIRCULACIÓN, lunes 10 de febrero, 2014.


CIRCULACION.
Soy uno con la circulación del bien de Dios.
     Antes de que naciera, la ley de la circulación ya estaba activa en mí. Los sistemas físicos estaban en movimiento constante en mí. Las células se multiplicaron para crear mi cuerpo. Al nacer, respiré por primera vez- y esa fue mi primera experiencia de dar y recibir. Al inhalar oxígeno y exhalar dióxido de carbono, contribuyo al gran sistema de circulación de la vida. El sistema circulatorio de mi cuerpo lo mantiene fuerte y saludable.
     El proceso circulatorio siempre está activo. Interactúo con él al participar en el fluir del dar y recibir. Con gratitud, disfruto de salud y prosperidad a medida que Dios se mueve en mi vida y por medio de ella.

El Señor  hará que sobreabundes en bienes, y en el fruto de tu vientre, y en el fruto de tus animales, y en el fruto de tu tierra.- Deuteronomio 28:11

No hay comentarios:

Publicar un comentario