miércoles, 8 de enero de 2014

La Palabra Diaria, PERDONAR, miércoles 8 de enero, 2014.


PERDONAR.
El amor divino llena mi corazón y perdono.
     Si me aferro al resentimiento y la desilusión, revivo el pasado continuamente. Mas si permito que la conciencia de Dios crezca en mí, soy motivado a perdonar. A medida que el amor divino se expande dentro de mí, salgo de las sombras del ayer y entro a la luz de hoy.
    A veces, yo soy la persona a quien se me hace más difícil perdonar. No puedo cambiar el pasado, pero puedo dejarlo ir y centrar mi atención en cómo pensar y actuar ahora. Encuentro maneras de amarme, busco apoyo saludable y satisfago mis necesidades. Permito que el amor de Dios sature mi conciencia. El amor divino es más poderoso que el resentimiento. Gracias al perdón, siento la paz que me brinda el dejar ir.
Perdónense si alguno tiene una queja contra otro. Así como el Señor los perdonó.- Colosenses 3:13


No hay comentarios:

Publicar un comentario