lunes, 13 de enero de 2014

Alerta con los accidentes cerebrovasculares


Alerta con los accidentes cerebrovasculares

  • Doctor Luis Eduardo Suazo, neurocirujano endovascular y director de la Unidad de Accidentes Cerebrovasculares y de Neurociencias de Cedimat, en la Plaza de la Salud.
  • Rosi Mejía y Emelyn Baldera Santo Domingo
    La salud es imprescindible en el ser humano y es más importante que lo material, porque sin ella es imposible desarrollar un proyecto de vida que permita alcanzar la plenitud personal, laboral, social o económica.
    Una persona sana puede alcanzar todo lo que se propone, pues posee la energía y la capacidad mental para realizar con éxito todas las actividades cotidianas. Es por esta razón que se debe cuidar el cuerpo y estar atentos a cualquier síntoma anormal que presente para detectar a tiempo cualquier padecimiento, en especial aquellos que a corto plazo producen la muerte.
    Tal es el caso de los accidentes cerebrovasculares, definido por el neurocirujano- endovascular, doctor Luis Eduardo Suazo como una enfermedad que consiste en la interrupción del flujo de sangre ocasionada por un coágulo en una arteria del cerebro. También se produce cuando esa arteria sangra por alguna situación (que puede ser la presión elevada), denominado en el lenguaje común derrames y trombosis.
    Durante los últimos 50 años constituyó la tercera causa de muerte y la primera en provocar invalidez en el mundo, sin embargo, los registros recientes del Centro de Control de Enfermedades de los Estados Unidos demuestran un descenso en la mortalidad producida por esta enfermedad, según informa el también director de la Unidad de Accidentes Cerebrovasculares y de Neurociencias de Cedimat, Plaza de la Salud.
    Las cifras indican que en 2000 fallecieron 167,000 personas por accidentes cerebrovasculares en los Estados Unidos; en el 2008 se redujeron a 138,000 pacientes aproximadamente, reflejando un descenso de 3.6%.
    El especialista dice que en base a estos resultados descendió a ser la cuarta causa de muerte (aunque no significa que haya disminuido su padecimiento). La primera son los infartos cardíacos, la segunda el cáncer y la tercera las enfermedades respiratorias crónicas, esto se debe fundamentalmente a que los países desarrollados han implementado una educación basada en controlar los factores de riesgo y la práctica de una terapia temprana. 
    Síntomas de la enfermedad
    Los signos son dolores bruscos de cabeza, debilidad y cosquilleo en una parte del cuerpo (brazo, cara o pierna), dificultad para hablar o entender el mensaje y algún trastorno en el equilibrio.
    Procedimiento para contrarrestarla: Cuando se produzca uno de estos síntomas, el doctor Suazo recomienda visitar un centro médico especializado lo más pronto posible, donde se le pueda realizar al paciente un estudio de imagen, como una tomografía o resonancia, que permitirá detectar en forma temprana el territorio cerebral y la arteria que se está afectando.
    Asegura que en la actualidad existen modernas técnicas y medicamentos de cateterismo para ubicar la lesión y extraer coágulos de sangre en arterias de uno a dos milímetros, permitiendo que el paciente pueda recuperarse sin secuelas neurológicas.
    Explica que en el caso de que se rompa una arteria y esté sangrando, se puede reparar a través de un catéter fino y sellarlo con una serie de sustancias embolizantes ocluyentes para controlar la hemorragia del paciente. De esa forma se consigue su rehabilitación, se minimizan las posibilidades de secuelas y puede reinsertarse al campo laboral mucho más rápido.
    Tipos de accidentes cerebrovasculares
    El doctor menciona dos tipos de accidentes cerebrovasculares que son los isquémicos y los hemorrágicos; el primero se produce cuando se tapa una arteria y el segundo cuando se rompe y sangra.
    Los isquémicos son los infartos que se presentan entre los 40 y los 60 años producidos por dos causas fundamentales, la primera consiste en que las arterias muy pequeñas del cerebro se llenan de colesterol y se trombosan; la segunda cuando un coágulo de sangre, ya sea del corazón o de la carótida, se desprende y hace una embolia hacia el cerebro.
    Establece que cuando se produce un accidente cerebrovascular, el paciente debe ser tratado en un período de 4 a 6 horas, este es el lapso de tiempo en que se puede rescatar una arteria.
    El doctor Suazo afirma que los jóvenes son más propensos a sufrir cuadros de hemorragias producidos fundamentalmente en las personas que nacen con una debilidad en las arterias.
    Entre los 18 hasta los 35 o 40 años pueden existir dos tipos de debilidades importantes.
    La primera se denomina aneurismas cerebrales, que son pequeñas dilataciones en las arterias que en determinado momento van creciendo, se rompen y sangran; si no se trata a tiempo puede ocasionar el fallecimiento.
    Por su experiencia, indica que los más propensos a padecerlas son los fumadores, hipertensos y las mujeres entre los 25 a los 40 años, debido a que los estrógenos constituyen un factor importante en el desarrollo de la debilidad de esa arteria.
    El médico reitera que para frenar la hemorragia se deben aplicar de forma inmediata modernos procedimientos de cateterismo a través de una punción por la ingle o la muñeca, para llegar a una arteria de dos milímetros en el cerebro y sellar esa aneurisma con filamentos muy delgados de platino llamados coils, que forman una especie de parche interno en la arteria afectada impidiendo que el paciente vuelva a sangrar.
    La segunda debilidad importante, pero no tan frecuente, son las malformaciones arteriovenosas cerebrales que se originan cuan- do las arterias capilares se comunican con las venas formando unos nudos entre ellas. Esto causa que en determinado momento la presión se eleve y produzca una hemorragia. Puede presentarse en niños de 3, 4 o 5 años.
    Cómo prevenirla
    Las enfermedades cerebrovasculares se previenen por medio de dietas saludables que incluyan poca cantidad de carnes rojas y grasas animales o pueden ser sustituidas por las de origen vegetal.
    También se debe evitar el consumo de alcohol, tabaco o de drogas como la marihuana y la cocaína entre otras sustancias prohibidas.
    El ejercicio físico es importante al igual que el control de la presión arterial y la diabetes.
    Actividades
    Para ayudar a prevenir este tipo de enfermedades, el comunicador Féliz Vinicio Lora, expresidente de Acroarte y director de la Fundación Dominicana de Accidente Cerebral (Fundace), organizó una serie de charlas sobre el diagnóstico temprano, la manera en que se deben realizar las terapias psicológicas de los familiares y del paciente, así como su proceso de rehabilitación y la reinserción laboral, entre otros temas relacionados.
    Esta actividad se desarrolló con motivo del primer aniversario de la creación de Fundace, la primera institución que trata de concienciar en torno a este problema de salud a los afectados e interesados en el país y que nació a propósito de la experiencia que vivió Féliz Vinicio Lora hace unos años.
    Hay que recordar que cada 6 segundos en el mundo se produce una muerte por un accidente cerebrovascular, por lo que la Organización Mundial de la Salud la declaró como epidemia.
    Fundace hace reuniones constantes con pacientes y familiares, de manera que puedan compartir sus experiencias y evitar que más personas se vean afectadas por estos accidentes cerebrovasculares.
    Orientación 
    Los miembros de la Sociedad Dominicana de Neurología y Neurocirugía, entre otras instituciones, también colaboraron en el desarrollo de una serie de actividades para educar y concienciar a las personas sobre la importancia del control de los factores de riesgo y el reconocimiento de los síntomas para acudir al médico lo más rápido posible, quien tomará las estrategias terapéuticas adecuadas que les permitan salvar la vida del paciente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario