martes, 19 de noviembre de 2013

La Palabra Diaria, CURACION, martes,19 de noviembre, 2013.


CURACIÓN.
La vida de Dios llena mi cuerpo.
   Consciente de que mi cuerpo responde a mis pensamientos y sentimientos, dejo ir cualquier preocupación que tenga acerca de mi salud y mi curación. En vez de ello, enfoco mi atención en la vida de Dios en mí. En Dios no existe enfermedad ni imperfección. Reconozco esta verdad y celebro la salud y plenitud de mi cuerpo-templo.
     Les doy gracias a mis células por su renovación continua, la cual proporciona nueva vida a mis órganos y tejidos. Me maravillo por la vida  de Dios que fluye en mis arterias. Siento gratitud porque cada sistema en mi cuerpo trabaja para mantener mi salud y balance. al pensar en las muchas maneras en que mi cuerpo- creación perfecta de Dios- me sirve, mi corazón se llena de gratitud.
El espíritu de Dios me hizo y el soplo del Omnipotente me dio vida.- Job 33:4

No hay comentarios:

Publicar un comentario