jueves, 14 de noviembre de 2013

El 'streptococcus dentisani' actúa como 'escudo' contra las bacterias que provocan caries

Científicos valencianos descubren una nueva bacteria anticaries
  • El 'streptococcus dentisani' actúa como 'escudo' contra las bacterias que provocan caries

  • El conseller Manuel Llombart junto al doctor Alejandro Mira, quien ha...En fase de desarrollo el producto podría estar en el mercado en cinco años

  • Dejan 'abierto' el vehículo para comercializarlo: chicle, enjuague bucal, probiótico o yogur

  • La bacteria está presente en el 98% de los individuos que nunca han padecido caries

El conseller Manuel Llombart junto al doctor Alejandro Mira, quien ha liderado la investigación. 



Un equipo investigador del Área de Genómica y Salud de la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunitat Valenciana (Fisabio), dirigido por el doctor Alejandro Mira, ha descubierto una nueva bacteria anticaries, que ya ha secuenciado y ha constatado que se trata de una nueva especie, bautizada como 'streptococcus dentisani'.
Los investigadores dejan "abierto" el vehículo en el que se podrá comercializar el producto final -bien sea un chicle, un enjuague bucal o yogures o probióticos- que podría estar en el mercado en cinco años, una vez finalice con éxito el proceso.
La Conselleria de Sanidad ya ha patentado el uso comercial de la nueva bacteria anticaries, para cuya comercialización se está conversando con diversas empresas del sector de la alimentación e higiene bucal.
El equipo del doctor Mira ha dado un "nuevo paso" en la investigación que inició en 2008 al descubrir que la bacteria que actúa contra la caries es una nueva especie hasta ahora desconocida por la comunidad científica, según ha explicado la Generalitat.
El nombre de 'streptococcus dentisani' acaba de ser aprobadorecientemente por la Unión Internacional de Sociedades de Microbiología y ha sido dado a conocer en la revista especializada 'International journal of systematic and evolutionary microbiology'.

En fase de desarrollo de producto

Actualmente, la investigación está en "fase de desarrollo de producto", una vez ya ha sido patentado el uso de la bacteria como anticaries. El objetivo es desarrollar un producto a un "precio razonable" para que la producción a "gran escala sea rentable y contribuir a una mejora de la salud pública".
Fisabio cuenta con el apoyo de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), fundación pública dependiente del Ministerio de Economía y Competitividad, para la realización de las pruebas de toxicidad, seguridad y escalado industrial necesarias para la puesta en el mercado de este producto.
La evolución de esta investigación se ha presentado este martes oficialmente en un acto en el que el conseller de Sanidad, Manuel Llombart, ha destacado la importancia de los estudios realizados por el doctor Mira, que ha estado acompañado por su equipo investigador.
Estos estudios "podrán ayudar a reducir la incidencia de la caries, lo que supone un gran avance en el tratamiento de esta enfermedad infecciosa, que afecta al 80-90 % de la población", según ha precisado Llombart.

Escudo contra las caries

El 'streptococcus dentisani' actúa como "un escudo" contra las bacterias que provocan caries, produciendo una sustancia que las "inhibe", con lo que se evita su aparición.
"Utilizando el dentisani para combatir a los organismos causantes de la caries, podremos disminuir la incidencia de la enfermedad", ha recalcado el investigador de Fisabio, quien se ha mostrado "muy ilusionado" por el resultado del trabajo, que considera que es una "esperanza para todos".
"La caries es una enfermedad multifactorial, y por tanto está influida por la dieta, el pH de la saliva, el sistema inmune, la forma y dureza de los dientes o la higiene bucodental, aparte de por las bacterias presentes, por lo que no debemos olvidar cuidar especialmente la higiene o la ingesta de azúcares ", ha precisado Mira.
Actualmente existen más de 70 especies clasificadas como miembros del género estreptococo. Algunas de ellas están identificadas como agentes patógenos en humanos y animales domésticos. A pesar de ello, algunas bacterias de este género "tienen efectos positivos en la salud e incluso han comenzado a ser usados como probióticos para tratar trastornos intestinales", ha señalado la Generalitat.
En la fase de desarrollo de la investigación se ha comprobado queesta bacteria estaba presente en 118 de 120 individuos -el 98 % de los casos- que nunca han padecido esta enfermedad. Cultivando esta bacteria en el laboratorio junto con la que causa caries, se ha podido confirmar que el estreptococo 'dentisani' mata a las bacterias dañinas.

Ensayo en Amsterdam con una boca artificial

Tras la fase de investigación en el laboratorio, el doctor Mira ha realizado las pruebas pertinentes en el Academic Center for Dentistry Ámsterdam (ACTA), centro de referencia mundial, donde se encuentra el modelo de boca artificial con "mayor parecido" a la placa dental humana. El resultado de las pruebas ha confirmado que la presencia de esta bacteria disminuye entre 3 y 10 veces la producción del ácido que provoca la caries.
El paso siguiente, antes de los ensayos clínicos con humanos, serán las pruebas de seguridad alimentaria para demostrar que el producto "no es tóxico" y las de escalado industrial, que podrían durar un par de años.
Los investigadores dejan "abierto" el vehículo en el que se pondría la bacteria y su forma final de presentación, ya que dependerá de la empresa que finalmente se encargue de la comercialización, para lo que ya mantienen conversaciones.
El doctor Mira ha explicado que está igualmente determinando la cantidad y frecuencia necesaria para el uso del producto, y si puede ser lo "óptimo" la utilización una vez al día tras la comida principal, o por ejemplo, la intervención, en el caso de los niños, en el paso de la detinción de leche a la permanente, momento en el que se abre la conocida como "ventana de infectividad", unos años en los que se queda fijada la flora que va a tener cada persona, con el fin de que ésta sea "sana"
En todo caso, aunque ha especificado que es un "poco aventurado" establecer para cuándo estará a disposición del consumidor, ha señalado que al no ser un medicamento, si se comercializa como alimento tipo probiótico, "en cinco años el proceso podría estar en el mercado".

No hay comentarios:

Publicar un comentario