lunes, 4 de noviembre de 2013

EEUU endurece el acceso a los analgésicos más potentes hidrocodona (el principio activo de numerosos y potentes analgésicos)

ADICCIONES Opioides para el dolor

EEUU endurece el acceso a los analgésicos más potentes

  • Coctelera de opiáceosEn 2010, 12 millones de estadounidenses sufrían adicción a estos fármacos

  • Supuso la causa de 15.000 muertes por sobredosis en 2008

    Las autoridades sanitarias estadounidenses están decididas a acabar con la adición a los fármacos para el dolor que contienen sustancias opioides y en pocos meses podría entrara en vigor una nueva normativa más estricta.La FDA reconoce que la medida afectará a los pacientes, pero insiste en que la finalidad es atajar la epidemia de adicción a narcóticos 'con receta' que sufre EEUU.  En 2010, más de 12 millones de estadounidenses sufrían adicción a estos fármacos, la causa de 15.000 muertes por sobredosis en 2008
Coctelera de opiáceos EL MUNDO



A partir del año que viene, el doctor House tendría en la vida real más problemas para acceder a sus popular vicodina. Las autoridades sanitarias estadounidenses están decididas a acabar con la adición a los fármacos para el dolor que contienen sustancias opioides y en pocos meses podría entrara en vigor una nueva normativa más estricta.
La decisión de la FDA (la agencia del medicamento en EEUU) de endurecer el acceso a estos medicamentos tiene que pasar todavía por el Departamento de Sanidad y la agencia que regula el control de drogas (la DEA), pero todo indica que la norma recibirá el visto bueno y verá la luz el año que viene.
De acuerdo con la nueva legislación, los pacientes con dolor intenso que necesiten acceder a medicamentos con hidrocodona (el principio activo de numerosos y potentes analgésicos) lo tendrán un poco más difícil. La FDA reconoce que la medida afectará a los pacientes, pero insiste en que la finalidad es atajar la epidemia de adicción a narcóticos 'con receta' que sufre EEUU. Se calcula que en 2010, más de 12 millones de estadounidenses sufrían adicción a estos fármacos, la causa de 15.000 muertes por sobredosis en 2008 y de hasta 475.000 visitas a urgencias en 2009.
Los nuevos controles sobre la hidrocodona (el principio activo del 70% de todos los analgésicos opioides) obligarán a los pacientes a pedir una receta de su médico por escrito con un plazo máximo de 90 días. Hasta ahora, algunas de estas recetas tenían una validez de hasta seis meses, durante los que los pacientes podían retirar su medicación hasta cinco veces.
A partir de ahora, además, el documento firmado del médico será indispensable en la farmacia (antes los galenos podían hacer la petición telefónicamente) y estos establecimientos no podrán cambiar ni la dosis ni la formulación o la cantidad de medicamento.
Los datos que maneja la FDA indican que algunos de los pacientes con analgésicos opioides sólo toman su medicación durante una media de 14 días, lo que permitía una especie de mercado negro de venta de los analgésicos sobrantes. La hidrocona es un opiode narcótico que puede llegar a ocasionar dependencia.
A pesar de la intención de la FDA de controlar esta situación y combatir la adicción, su medida se ha topado con la crítica de algunas asociaciones médicas que consideran que se penaliza a los pacientes con dolor crónico. "Ya estamos viendo cada vez a más pacientes con dificultades para acceder a sus tratamientos", señalaba por ejemplo Penney Cowan, directora de la Asociación de Dolor Crónico en declaraciones al diario 'The New York Times'.
Con la nueva clasificación legal de la hidrocodona, las farmacias tendrán más requisitos para el almacenamiento del producto y las enfermeras, que hasta ahora sí podía prescribir el medicamento, ya no estarán autorizadas a ello

No hay comentarios:

Publicar un comentario