domingo, 3 de noviembre de 2013

30 mil, 879 dominicanos graduados en el crimen y la maldad, han sido repatriados en los últimos 10 años”

Iglesia: repatriados agravan inseguridad


ricardo_rguez@outlook.com
SANTIAGO.- El semanario Camino consideró que la presencia en el país de casi 31 mil dominicanos deportados en los últimos 10 años desde Estados Unidos, tras cumplir condenas por diferentes delitos, forma parte del aumento de la inseguridad ciudadana. El parecer del vocero escrito del arzobispado de esta ciudad consta en el editorial titulado “Se corrompieron”, que forma parte de la edición que circulará este domingo en todas las iglesias católicas del país.
Resalta que sólo en lo que va de año han llegado 3,323 dominicanos deportados desde Estados Unidos, tras cumplir condenas por narcotráfico, asaltos, violaciones sexuales, secuestro con violencia, fraudes bancarios, sicariato “y otros delitos que nos llenan de temor”.
“Si a la situación de inseguridad que sufrimos le agregamos las fechorías de estos nuevos visitantes, nuestras comunidades se convertirán en un infierno, pues ya suman 30 mil, 879 dominicanos graduados en el crimen y la maldad, que han sido repatriados en los últimos 10 años”, estima.
Camino indica que la presencia de ellos ensombrece más el estado de inseguridad ciudadana que se padece y que tal cosa representa un reto para las autoridades “porque muchos de estos deportados al llegar aquí adquieren nuevos documentos de identidad, sustituyendo sus nombres por el de personas fallecidas”.
Recomienda que se recuerde que estos “están graduados en fechorías, y frente a instituciones débiles como las nuestras, ellos andarán en sus aguas”.
No obstante, estima que todavía se está a tiempo para que el Estado lleve a cabo políticas sociales “que permitan a estos dominicanos rehacer sus vidas y un día volver a beber de las fuentes de los valores que extraviaron en tierras extranjeras, aunque estemos claros, otros se marcharon dañados de conciencia, y desde aquí tenían la intención clara de conseguir dinero a cualquier precio”.
“El fenómeno de los repatriados obliga a las autoridades a diseñar un plan eficaz de vigilancia a estos dominicanos que se corrompieron, manchando el nombre de la Patria, y que al llegar aquí, se unirán a los que se dedican a la corrupción y al engaño, robándonos la paz y la alegría y haciendo trizas nuestros sueños de tener un pueblo feliz”, termina diciendo el editorial.
UN APUNTE
Reinciden
Muchos de los dominicanos repatriados desde Estados Unidos, después de cumplir condena por robos, asaltos a mano armada, asesinatos y por drogas, vuelven a delinquir en el país y se atribuye que el método avanzado y las tecnologías usadas en los crímenes se debe a que son influencias de aquellos que reinciden. Sin embargo, la mayoría de los criollos que son traídos al país por los delitos cometidos son condenados a desandar sus pasos, por la poca oportunidad que se les brinda en la sociedad, incluso las empresas les temen

No hay comentarios:

Publicar un comentario