viernes, 3 de julio de 2015

La Palabra Diaria,FE,viernes,3 de julio,2015.


FE
Tengo fe en el poder de mis pensamientos. 
     Jesús utilizó la metáfora de sembrar semillas para explicar el poder de nuestros pensamientos. Él nos enseñó a prestar atención´´ a lo que plantamos, así que examino qué semillas cultivo. ¿elijo las ´´malas hierbas´´ de la duda, el temor, la ansiedad y la preocupación? ¿O siembro aquellas que producirán amor, paz y prosperidad? Elijo semillas saludables. Tengo fe en que mis pensamientos positivos producirán lo que deseo. 
     Elijo semillas de compasión, amor, y bondad. Les niego poder a las ´´malas hierbas´´ al afirmar y declarar que Dios es mi fuente de sabiduría- más grande que cualquier situación o reto en mi vida. Mi fe refleja gozo, salud y prosperidad. ¡Mi vida florece como un hermoso jardín de verano!
Conmigo están el consejo y el buen juicio. yo soy la inteligencia, y mío es el poder. - Proverbios 814






El dengue sigue matando

Las muertes por el dengue suben a 29

En comparación al año pasado se registraron nueve más
Santo Domingo.-Las muertes por dengue siguen aumentando en comparación al año pasado. En lo que va de este año se han registrado 29 fallecimientos, nueve más que en 2014.
La información está en el informe epidemiológico semanal número 23 que publica la Dirección General de Vigilancia Epidemiológica. El informe apunta a que hasta esa semana la letalidad era de 1.3 muertes por cada 100 casos de dengue, esta cifra triplica la registrada en 2014.
La entidad tiene 2,160 casos contabilizados en lo que va de 2015, aún por debajo de lo registrado en 2014 que fueron 3,142.
Semana 23

jueves, 2 de julio de 2015

Bajar de pesos con fármacos como la LIRAGLUTIDA es una alternativa antes la obesidad sin embargo , la clave está en cambiar nuestro hábitos de vida.


LIRAGLUTIDA

Lucha contra el sobrepeso

Una persona con sobrepesoUn inyección para perder peso

  • Un estudio demuestra la eficacia de un fármaco para los pacientes con obesidad

  • Se trata de un producto inyectable, que ya se usa para la diabetes y aprobado por la EMA


Una persona con sobrepeso TONY ALTER


     
Después de varias y sonadas decepciones, los fármacos antiobesidad vuelven a vislumbrarse como una ayuda efectiva para los pacientes con exceso de peso. Entre los distintos candidatos que se postulan para formar un renovado arsenal terapéutico contra la enfermedad, destaca liraglutida, que recientemente ha recibido el visto bueno de la Agencia Europea del Medicamento y esta semana protagoniza un artículo en la revista The New England Journal of Medicine.
El trabajo demuestra que el medicamento es muy útil para contribuir a la pérdida de peso en adultos. Mejora el estado metabólico del paciente y, con los datos disponibles, no se asocia a efectos secundarios graves, una de las principales preocupaciones de los especialistas que, en los últimos años, han asistido a la retirada de promesas antiobesidad como rimonabant sibutramina, suspendidos cuando se demostró que sus riesgos eran superiores a sus beneficios.
En realidad, liraglutida es un viejo conocido de los endocrinólogos, ya que se emplea desde hace años en el tratamiento de la diabetes tipo 2, si bien no suele ser una terapia de primera línea. El fármaco, desarrollado por Novo-Nordisk, actúa sobre la regulación del apetito, reduciendo las ganas de comer.
"Es un análogo humano del péptido similar al glucagón tipo 1 (GLP-1) que estimula la secreción de insulina y se puede decir que provoca un efecto saciante fisiológico", explica Javier Salvador, director del departamento de Endocrinología de la Clínica Universidad de Navarra. "Su efecto ralentiza el vaciamiento gástrico, lo que contribuye a reducir las ganas de ingerir nuevos alimentos", continúa.
Este mecanismo de acción, aclara, no tiene nada que ver con los de los citados sibutramina y rimonabant, que de distintas formas, actuaban sobre procesos de neurotransmisión, por lo que no cree que se asocie a los problemas que provocaron la retirada de estos fármacos. Rimonabant salió del mercado en 2008 debido a sus riesgos psiquiátricos asociados, y sibutramina hizo lo propio después de que se constatara un aumento de trastornos cardiovasculares entre los pacientes que lo consumían.
Coincide con su punto de vista Gabriel Olveira, especialista en Endocrinología del Hospital Regional Universitario de Málaga y miembro del comité gestor de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), quien aclara que la mayoría de los efectos secundarios que se han relacionado con el uso de liraglutida "tienen que ver con el aparato digestivo, principalmente náuseas y vómitos".
Con todo, la Agencia Europea del Medicamento ya ha adelantado que monitorizará especialmente la aparición de casos de pancreatitis, un problema que se ha asociado en ocasiones anteriores al uso de productos con similar mecanismo de acción.
"Estamos francamente esperanzados con las posibilidades de este fármaco", señala Salvador, que confía en que con el visto bueno de la EMA, el medicamento no tarde demasiado en estar disponible para los pacientes con obesidad, aunque no sabe si contará con la financiación de la seguridad social.
El producto se unirá a orlistat, el único medicamento aprobado actualmente para el tratamiento de la obesidad, que está disponible con y sin receta en las farmacias y que actúa bloqueando la absorción de un porcentaje de las grasas.
"Aunque ningún estudio los ha comparado directamente, hay varias evidencias de que los resultados que se consiguen con liraglutida son superiores a los alcanzados con orlistat", señala Salvador.
Según las indicaciones de la EMA, el fármaco está dirigido a personas con un índice de masa corporal (IMC) igual o superior a 30 kg/m2, así como en aquellos con un IMC superior a 27 kg/m2, que además presenten algún factor de riesgo adicional, como la hipertensión o unos niveles de colesterol elevados. En cualquier caso, el medicamento siempre deberá indicarse junto a una dieta baja en calorías y un plan de ejercicio.
Este perfil de pacientes fue el que seleccionó, en distintos países del mundo, el equipo dirigido por Xavier Pi-Sunyer, de la Universidad de Columbia (EEUU), que comparó los resultados de un tratamiento de liraglutida durante 56 semanas con los de un placebo.
A un total de 2.487 individuos se le sindicó una dosis diaria de 3 mg del fármaco de Novo-Nordisk (inyectable por vía subcutánea), mientras que otras 1.244 personas con problemas importantes de peso recibieron de forma similar una sustancia inocua. Ninguno de ellos padecía diabetes al inicio del estudio.
Tras algo más de un año de seguimiento, los investigadores comprobaron que las personas que se habían sometido al tratamiento farmacológico habían perdido una media de 8 kilos, mientras que el otro grupo había adelgazado una media de 3. Es más, observaron que el 63% de los que recibieron liraglutida consiguió perder al menos el 5% de su peso corporal, comparado con el 27% que lo hizo tras recibir un placebo.
Por otro lado, los científicos también vieron que la terapia farmacológica se asociaba con una mayor reducción en factores de riesgo cardiometabólico, como la circunferencia abdominal, la presión arterial o una serie de marcadores inflamatorios, y con un mejor control de la glucemia independientemente de si los individuos analizados padecían o no una pre-diabetes anteriormente.
"Lo que hemos visto es que liraglutida podría ser una esperanza real para muchos pacientes con obesidad y ayudar a los que tienen dificultad en rebajar su peso o mantener las pérdidas en el tiempo", aclara Pi-Sunyer a través del correo electrónico.
Según explica, los efectos secundarios más comunes que detectó su trabajo fueron los gastrointestinales, si bien se detectaron 11 casos de pancreatitis y 10 cánceres de mama en los tratados con liraglutida (frente a 3 casos en el grupo de control), lo que los investigadores están estudiando con detenimiento.
"Ya hay resultados de estudios a dos años que se publicaran muy pronto y que no han a encontrado nada alarmante. Se va a continuar a con el seguimiento a los pacientes para ver si hay alguna señal sobre cáncer de mama, pero por ahora parece que el diagnóstico del tumor ha sido más frecuente en estos pacientes precisamente porque, con la pérdida de peso, la detección ha sido más sencilla", añade el investigador de Columbia.
Un editorial que acompaña al trabajo en la revista médica alaba los resultados de su investigación -en la que ha participado la compañía farmacéutica responsable de su producción-, si bien también subraya que el mecanismo de aplicación del fármaco -inyecciones- "no es trivial", así como tampoco lo es su coste. Una presentación de dos plumas con una dosis menor del fármaco (para el tratamiento de la diabetes se indica un máximo de 1,8 mg) cuesta unos 138 euros.
Para Gabriel Olveira, aunque liraglutida es "uno de los fármacos que mayor eficacia en el tratamiento de la obesidad han demostrado" y "es una buena noticia" disponer de una nueva alternativa terapéutica para los pacientes con exceso de peso, "no hay que olvidar que los medicamentos no son la solución del problema".
"Dada la prevalencia en la población, que es superior al 25%, no podemos pensar en tratar a un número tan grande de personas con fármacos. La clave está en cambiar nuestros hábitos de vida, en hacer ciudades más saludables y construir modelos que realmente ayuden a combatir la obesidad", concluye.

La Palabra Diaria, GUÍA,jueves, 2 de julio, 2015.

GUÍA
Confío en mi guía Interna

     El sistema de posicionamiento global en mi teléfono o automóvil me permite viajar más fácilmente. de manera similar, mis prácticas espirituales me proveen una guía valiosa para navegar por la vida. Al comenzar mi día con Dios, activo mi ´´brújula espiritual´´ y prosigo con seguridad y paz.
     Empaco aquello que me ayudará en mi sendero espiritual: un diario, libros y música edificante. Utilizo mi diario para anotar mis reflexiones acerca de los desvíos en mi vida.
Veo cómo cada experiencia infaliblemente me lleva a casa. Soy uno con Dios: sabio, comprensivo y poderoso. al permanecer vinculado con el Espíritu, tengo confianza en que me dirijo en la dirección correcta. Dios guía cada paso en mi camino.

Me has guiado según tu consejo, y después me recibirás en gloria.- Salmo 73:24

Rep. Dominicana importa alimentos, más no salud.

EN MARZO 2015

RD importó comida por US$220.5 millones

Cándida Acosta Santo Domingo
Durante el pasado marzo el país importó alimentos por un valor FOB (mercancía puesta en puerto) superior a los US$220.5 millones, para un aumento de 17% con respecto a febrero, con un volumen 230,400.4 toneladas de alimentos que en su mayoría que provinieron de 82 países del mundo.
El viceministerio de Comercio Interno, del Ministerio de Industria y Comercio, que dirige Anina M. Del Castillo, indica en un reporte mensual que el 50.04% del total importado por RD$110.4 millones en maíz, trigo, aceite de soja (soya) en bruto, tortas y demás residuos sólidos de la extracción de aceite de soja (soya), alimentos para animales, carne de res y cerdos, desde EE.UU.
El segundo mercado fue Colombia, desde donde se compraron aceite de palma en bruto, bebidas hidratantes, confitería, galletas y preparaciones y conservas de pescado (atunes), valoradas en US$8.8 millones (3.99% del total).
El tercer mercado fue  México, con US$8.4 millones, para un 3.84% de las importaciones en leche maternizada, galletas, confitería y cereales inflados (corn flakes). Los Países Bajos ocupan el cuarto lugar, con el 3.05% de las importaciones, por US$6.73 millones en leche maternizada, quesos, leche en polvo, preparaciones alimenticias lacteadas y papas preparadas. Noruega representó el 2.79%, abasteciendo de bacalao seco y salmones por US$6.16 millones